Pasar al contenido principal
En Cataluña y la Comunidad Valenciana

Los cazadores lideran dos proyectos de recuperación de fauna salvaje

En ambos programa están implicados los cazadores, así como varias organizaciones del colectivo y algunas entidades públicas. Las iniciativas irán dedicadas a la perdiz roja y a las aves acuáticas.
Cazadores proyectos fauna Un nuevo capítulo de RUFA, con la perdiz roja como objetivo, se desarrollará en Valencia.

Los cazadores vuelven a demostrar por enésima vez su compromiso con las especies silvestres y el medio ambiente. Esta vez, en Cataluña y Valencia, liderarán dos proyectos dedicado a la protección y recuperación de la fauna.

En la Comunidad Valenciana, perdiz roja

En el caso de la Comunidad Valenciana, la Federación regional de caza, en colaboración con Fundación Artemisan y la Dirección General de Medio Natural y Evaluación Ambiental, han elegido el coto de Ayora para un nuevo capítulo del Proyecto RUFA.

Se trata de una iniciativa que pretende recuperar las poblaciones de perdiz roja y otras aves mediante la realización de estudios e investigación práctica sobre mejoras del hábitat y conservación de la biodiversidad.

Este acotado es el séptimo que se suma al proyecto en España. Aquí, lleva por nombre RUFA-Cristóbal Torres en memoria del jefe de Servicio de Caza y Pesca de la Generalitat Valenciana, fallecido recientemente. Raúl Esteban, presidente de la Federación de Caza, ha destacado que “este proyecto va dedicado a la memoria de Cristóbal, a quien estamos muy agradecidos por haber apoyado la iniciativa desde el comienzo y habernos confiado su gestión. Es nuestro pequeño homenaje a una persona excepcional”.

Cazadores proyectos fauna

Medio Natural ha habilitado, como decimos, un terreno dentro de la zona de caza controlada El Corralejo, entre los términos municipales de Ayora y Teresa de Cofrentes. “Este nuevo coto demostrativo servirá para realizar estudios e investigación a través de la ciencia aplicada sobre mejoras de hábitat, control de prendadores, suplementación de agua y comida o caza adaptativa”, ha explicado el director general de Fundación Artemisan, Luis Fernando Villanueva.

La recuperación de la fauna menor es uno de los grandes objetivo que los cazadores valencianos se han marcado a medio plazo. El proyecto valenciano tendrá una duración de cuatro años, hasta 2023. Según Raúl Esteban, servirá para demostrar que “los cazadores somos los primeros que nos preocupamos por la naturaleza y destinamos nuestros recursos a proyectos como RUFA”. Además, funcionará como un “laboratorio para exportar después al resto de acotados de la Comunidad Valenciana para que todos los cazadores sepan cómo actuar”. 

Luis Fernando Villanueva, de Artemisan, ha destacado “la necesidad de llevar a cabo medidas e investigación para una gestión agraria y cinegética más sostenible a través, no sólo de financiación de proyectos, sino de ejecución de actuaciones que contribuyan a la conservación de la biodiversidad. Es importante –ha proseguido- que cazadores, gestores, agricultores y propietarios de cotos estén unidos pues en sus manos está el futuro de la perdiz roja y otras especies”.

Censo de aves acuáticas en Cataluña

En el segundo proyecto, que se llevará a cabo en Cataluña, participarán las sociedades de cazadores, la Federación Catalana de Caza, la Fundación Artemisan y la Generalitat de Catalunya a través del Departamento de Territorio y Sostenibilidad, y el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

Cazadores proyectos fauna

En concreto, las sociedades de cazadores del Delta del Ebro se integrarán en la monitorización de las aves cinegéticas del Delta para conocer mejor el estado de las poblaciones de aves a nivel local y poder adaptar su extracción cinegética a su estado de conservación.

Cazadores proyectos fauna

El proyecto está enfocado a conseguir que la actividad cinegética esté basada en conocimientos científico-técnicos de las especies que permitan un uso sostenible del recurso. Por otra parte, la implicación de los cazadores en la monitorización de las especies de caza puede suponer un cambio radical en el desarrollo de nuevas fuentes de información. 

Objetivos

  • Desarrollar una metodología que permita la inclusión de los cazadores en el seguimiento de las poblaciones de aves a largo plazo
  • Obtener indicadores de abundancia de la agachadiza común y la polla de agua
  • Lograr indicadores de presión cinegética y productividad
  • Llevar a cabo un análisis de la fenología migratoria de las especies de aves cinegéticas del Delta