Pasar al contenido principal
y demostrar que somos los primeros preocupados por la fauna

Un cazador y guarda rural se lleva una liebre herida a casa para curarle la pata

Es el precioso gesto de un joven cazador, que trabaja de Guarda Rural en un coto, donde encontró una liebre con la pata rota y decidió llevársela para curarla y después devolverla al monte.
Un cazador y guarda rural se lleva una liebre herida a casa para curarle la pata David y Nuria con la liebre herida recién capturada, antes de proceder a la cura.

Aficionado a la caza y la pesca y trabajador como Guarda Rural por vocación. Así es David Díaz-Guerra, el joven cazador que se ha vuelto viral en redes tras la publicación de un vídeo en el que aparece junto a su pareja, Nuria Rojas, curando la pata a una liebre que se habían encontrado herida. Hemos hablado con él y nos ha explicado que ese día se encontraba “en una mis diarias patrullas de vigilancia por un coto”.

Circulando por un camino, “nos sorprendió el comportamiento de una libre agazapada junto a un camino vecinal”. Extrañados, David y Nuria observaron al animal hasta que “nos dimos cuenta de que le sangraba una pata delantera por rotura de la misma”. En ese momento, David, que como cazador siente una profunda necesidad de proteger la fauna, decidió intervenir.

“Decidimos capturarla para llevarla a casa y allí desinfectar la herida y curarla. Ahora está en casa a salvo de depredadores que seguro que se habrían aprovechado de su estado de debilidad y, cuando se recupere la volveremos a soltar en su hábitat”, nos cuenta el joven Guarda Rural, que nos confesaba después que precisamente en este momento, nuestras liebres no están en su mejor etapa “por culpa de las enfermedades y el gran número de depredadores que tiene, por lo que toda ayuda que realicemos bienvenida sea”.

Con gestos como este David quiere demostrar que para los cazadores, el cuidado y respeto por la fauna es una necesidad. Antes de salir con la escopeta al hombro a disparar, hay días, meses y años de trabajo dedicados al mantenimiento y mejora de los hábitats, de las fuentes de alimentación, de los recursos, de atención a la fauna… Algo que desconocen muchas personas “que asocian la palabra caza a matar”, como le ocurría a Nuria, quien ahora gracias a David, ha entendido que la pasión por la caza, nace siempre del amor por el campo.