Pasar al contenido principal
Su hijo nos cuenta la historia

Así ha criado este cazador a su perdigón, como si fuese una mascota

Emiliano Castillo, un cazador de Badajoz, lleva años criando a su perdigón ‘Coronel’ como uno más de sus animales. El hijo de este aficionado nos ha contado esta llamativa y curiosa historia, con varios vídeos que lo demuestran.
coronel perdigón 'Coronel' es un ejemplar más entre los perros de Emiliano.

La perdiz roja es, sin lugar a dudas, una de las especies más emblemáticas de nuestros campos. Y es que la reina de la menor levanta pasiones entre sus aficionados. Un ejemplar tan único como la patirroja guarda también una importancia capital en nuestro medio. Sin ir más lejos, en el canal a la carta de Cazavisión contáis con una gran cantidad de documentales con la perdiz como gran protagonista.

Su bravura y temperamento nos regalan en ocasiones escenas únicas. Recientemente, compartíamos un vídeo donde una perdiz roja demostraba su fuerte carácter cuando se encelaba. En esta ocasión, otra traemos de nuevo una historia perdicera contada, además, por uno de sus protagonistas.

perdigón coronel

Como sabemos, la cría de los perdigones para el reclamo conlleva muchas horas de esfuerzo. Y muchas veces, ese empeño supera incluso las expectativas. Es el caso de Emiliano Castillo, un cazador de Baterno (Badajoz), que presume hoy en día de su perdigón ‘Coronel’. El pájaro lleva 8 años con él y es su fiel compañero en las salidas al monte. Según nos cuenta Alberto, hijo del cazador, su padre ha cobrado con este ejemplar sobre un centenar de perdices.

Este adiestramiento empezó en las mismas jornadas de caza que Emiliano y ‘Coronel’ compartían. El perdigón, al principio, se ponía nervioso. Al ver a su lado las perdices abatidas “picoteaba la jaula”, nos explica Alberto Castillo.

En una ocasión, Emiliano empezó a cogerle, a sacarle de la jaula y a soltarle poco a poco en su finca. Incluso era uno más entre las gallinas que el cazador tenía en su corral. Estos cuidados y este buen trato, poco a poco empezaron a resultar. Cada vez que Emiliano llamaba a ‘Coronel’, este acudía y le daba unos picotazos. Con el tiempo, el perdigón ya se dejaba a acariciar y no fallaba a los silbidos de su dueño.

 

Desde hace tiempo, ‘Coronel’ ya no tiene distinción entre el resto de mascotas. Habitualmente se va al campo con Emiliano cuando éste acude a cuidar sus olivos, y se entremezcla con los perros como si tal cosa. “Pica a los perros y pica a todo el mundo”, detalla Alberto. Esto ocurre en todo momento, tanto en el campo como en casa. Mientras el hombre está haciendo sus tareas y quehaceres diarios, el perdigón se pasea tranquilamente y siempre va detrás del hombre.

En los diversos vídeos que nos ha hecho llegar el cazador, se puede apreciar perfectamente todo lo detallado por el hijo de Emiliano. El propio Alberto nos cuenta que nunca ha visto tan de cerca un perdigón desenvolverse de esa forma cuando caza. “Es para verlo”, añade el joven.

Alberto explica que su padre siempre ha tenido buenos perros y perdigones para cazar, seguramente por sus buenas dotes. “Yo no sé cómo lo hará”, afirma Alberto, destacando la gran mano que tiene su padre para criar y adiestrar animales.