Pasar al contenido principal
En Castilla y León

Los agricultores se manifiestan exigiendo medidas contra la plaga de conejos

Ante la inacción de la Junta de Castilla y León, más de un centenar de agricultores y ganaderos salieron esta semana a la calle para exigir medidas que palíen los problemas causados por la plaga de conejos en El Bierzo.

Hace algunas semanas, el Gobierno regional anunció que facilitaría la caza de la especie como método de control poblacional. Pero las actuaciones no llegan y a los afectados se les está agotando la paciencia “porque la Administración no está atendiendo a las peticiones del sector”, apuntan desde Asaja León. Por ahora, Agricultura se resiste a declarar a declarar la plaga en la zona, “que es lo que procede en este momento”. Además, la organización señaló también que “este acto no tiene porqué ser el último”.

El sindicato agrario niega de nuevo la versión de la Consejería, que asegura no tener competencias para declarar el estado de plaga porque el conejo es una especie cinegética regulada por la Ley de Caza. Según el secretario general de Asaja, José Antonio Turrado, “la declaración de plaga se contempla en la legislación agraria” y, a la hora de su realización, “estaban previstas situaciones de este tipo”. A juicio del representante, “hacer una declaración como ésta tiene un coste político y suena mal”.

Asimismo, se han producido diálogos entre el sector agrícola y el Gobierno, que se ha comprometido en concretar medidas de control, aunque los agricultores y ganaderos señalaron que “se están cansando de tantas palabras y tan pocos hechos”. Un compromiso que podría también incluir actuaciones en las zonas valladas cercanas a las autovías, donde los conejos encuentran suma facilidad en asentar sus madrigueras.

En Castilla-La Mancha

Por su parte, el exceso de población de conejos también está generando perjuicios en la zona del Alto Guadiana. Por ello, la Confederación Hidrográfica ha autorizado la caza de la especie en la zona de dominio público hidráulico de este ámbito territorial.

El control será el autorizado por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Este permiso, que es excepcional, finalizará cuando por parte de la Consejería se proceda a la veda de esta especie.