Pasar al contenido principal
IMÁGENES EXCLUSIVAS DE CAZAVISIÓN

VÍDEO: un macho montés herido carga contra un cazador y lo acaba atrapando por la cuerna

Este es el momento en el que siguiendo la sangre de un macho herido, entran en una cueva y el animal carga contra los cazadores. Lo que no te esperas es como terminan cobrándolo.
El macho dentro de la cueva justo antes de cargar contra el cazador. El macho dentro de la cueva justo antes de cargar contra el cazador.

En la caza y en el campo se viven todo tipo de momentos y escenas peculiares, de las que al ser contadas siempre generan cierto escepticismo en los que no lo han vivido. Todo aquel que pase horas en el campo sabe que siempre pueden ocurrir cosas de lo más inesperadas y a veces, la suerte es lograr capturar en vídeo el momento para que las imágenes cuenten por si solas lo acontecido

Ese es el caso del cobro a este macho montés en la zona de Sierra Nevada. El cazador fue un arquero que ha querido mantenerse en el anonimato, al igual que el orgánico por discreción de sus clientes, pero generosamente nos han cedido las imágenes en exclusiva a Cazavisión para que pudiéramos compartir la singular escena. 

Lo que parecía sería una cacería de macho montés con arco normal, acabó convertido en una anécdota inolvidable para los presentes. El cazador, acompañado por el guía profesional y propietario del coto, salieron en busca de un gran macho para abatir con arco. La oportunidad se presentó, el cazador tensó el arco y la flecha voló alcanzando al animal un poco trasero, con un tiro de tripa

Llamaron entonces a otro socio del coto que tiene una perra entrenada para rastro y comenzaron la búsqueda. Siguieron la sangre un largo rato y la pista les llevó hacia una zona alta de rocas, con varias cuevas. La perra empezó a ladrar con muchísima excitación dentro de una de ellas y al seguir su latido, se encontraron con el macho de pie haciendo cara a la perra.

La flecha estaba en el suelo de la cueva, pero el macho seguía con energía y aculado contra la piedra, carga incluso contra la perra y finalmente, termina atacando al cazador. En ese momento, haciendo un arrojo de valor el cazador se enzarza en un revuelo con el macho y termina “haciéndole una llave” y consiguiendo atrapar al macho con las manos