Pasar al contenido principal
en Manresa, Barcelona

VÍDEO: un jabalí, a punto de atacar a una mujer que paseaba con su perro

La mujer que paseaba tranquila con su perro atado, se topa con esta hembra en mitad de la zona peatonal, que a punto está de embestir contra la mujer, que tiene que ser ayudada por un hombre a salir del paso.
Uno de los momentos más tensos del vídeo, cuando la hembra está a punto de embestir. Uno de los momentos más tensos del vídeo, cuando la hembra está a punto de embestir.

Llevamos mucho tiempo avisando de que la presencia cada vez más habitual y cada día más descarada de los jabalíes en núcleos urbanos, es un grave peligro para la integridad de las personas, ya que se trata de animales de muy fuerte temperamento. Sobretodo en situaciones en las que se ven acorralados o las hembras sienten que sus crías están en peligro, las reacciones pueden ser terribles, como está a punto de ocurrir en el siguiente vídeo. 

Las imágenes han sido grabadas estos días en Manresa, capital de la comarca del Bages, en la provincia de Barcelona. En ellas se puede ver como varios jabalíes, rondan por la vegetación que se encuentra junto una calle peatonal, por la que transitan numerosas personas paseando, montando en bicicleta o haciendo deporte. O paseando a su perro, como la chica que protagoniza el vídeo y está cerca de convertirse en la víctima de la furia de una hembra de jabalí. 

Los rayones cruzan en varios momentos el paseo por el que camina la chica tranquila, con su perro atado con correa. Pero la madre de las criaturas entiende que la presencia de la mujer, supone una amenaza para su prole y comienza con actitud desafiante, a acercarse a la mujer y buscarle la espalda. El hombre que graba todo, le aconseja que no corra y le da palabras de ánimo, mientras le dice que mantenga la calma para salir de ahí cuanto antes. 

Son momentos realmente tensos, porque en la actitud de la hembra de jabalí se puede ver la agresividad y la intención de defender a sus crías por encima de cualquier cosa. Sin lugar a dudas, la escena queda muy cerca de haberse convertido en una desgracia. Por cosas como está, es necesario controlar las poblaciones de esta especie y alejarlas de los núcleos urbanos, donde van a terminar por confinarnos en base al miedo si no se les pone coto.