Pasar al contenido principal
Ha ocurrido en Cáceres y el vídeo no deja de circular

VÍDEO: graban varios jabalíes a pie de calle deambulando entre coches y peatones

El vídeo fue grabado por un vecino de Cáceres mientras iba paseando. Varios jabalíes deambulan durante un rato mientras varios peatones y, también algún coche, circula por la zona.
Vídeo jabalíes Cáceres Los guarros se mueven por la carretera mientras hay algunos peatones y coches.

Las evidencias de la plaga de cochinos que sufre España van cada vez a más. Vídeos, fotografías, testimonios… Es una situación que se vive prácticamente a diario y que no parece remitir demasiado.

Recientemente, informábamos sobre el avistamiento de un cochino en San Pedro, en el municipio gallego de Oleiros. Un ejemplar de buen tamaño era grabado mientras deambulaba tranquilamente por la cuneta de una carretera. Pero como decimos, lejos de remitir, la situación se repite una y otra vez por toda España.

En las últimas horas, a nuestra redacción ha llegado otro vídeo que ejemplifica la plaga cochinera. Pero no se trata de una simple pieza donde los guarros se ven a lo lejos. En este caso, hablamos de un vídeo filmad a pie de calle y a escasos metros de los guarros. Las imágenes están empezando a circular ya a través de los teléfonos móviles.

El escenario del vídeo es la ciudad de Cáceres, concretamente en la carretera de subida al Santuario de la Virgen de la Montaña. Esta zona es transitada por muchísimas personas durante sus paseos diarios. Asimismo, también circulan bastantes coches y hay un buen número de viviendas en el entorno.

El autor del vídeo, un vecino cacereño que estaba disfrutando de su paseo matinal, sacó el teléfono y grabo cómo una piara de cochinos deambulaba por la carretera. Además de varios peatones, también se aprecia algún vehículo por la carretera o aparcado.

Durante un rato, los guarros se mueven por la zona mientras el hombre graba a escasos metros. Incluso, llega a ponerse cara a cara con dos ejemplares que están en lo alto de una pared. La verdad, una actitud un tanto imprudente, sobre todo teniendo en cuenta que los jabalíes son animales salvajes e impredecibles, capaces de hacer mucho daño si se ven alterados