Pasar al contenido principal
en mitad de una carretera

VÍDEO: graban una pitón a punto de devorar una cierva entera

La descomunal serpiente enroscaba su cuerpo alrededor de la cierva, dispuesta a apretar hasta matar y luego tragársela entera, que salva la vida de milagro gracias a una persona que interviene.
La pitón enroscada alrededor de la cierva. La pitón enroscada alrededor de la cierva.

Como se suele decir ante experiencias muy cercanas a la muerte, esta cierva “ha vuelto a nacer” tras ser liberada de un trágico abrazo que parecía no tener otro final que el de convertirse en almuerzo de una de las serpientes más grandes del mundo. La descomunal pitón había conseguido hacer presa con ella y enroscaba su cuerpo alrededor de la cierva, apretando cada vez más fuerte. 

En el vídeo grabado desde un vehículo, que para con los cuatro intermitentes ante la tétrica batalla que se libraba en el asfalto, se puede ver como una persona decidida a rescatar a la víctima, comienza a hostigar a la serpiente con una rama. Visiblemente molesta, la pitón hace incluso amago de tirarse con la boca abierta contra la persona que agita la rama, pero finalmente decide retirarse y liberar a su presa.

Fue compartido por el tuitero Vineet Vashist en sus redes sociales, donde ha generado una enorme controversia entre los defensores de la intervención del hombre, y los que condenan el hecho porque consideran que lo mejor hubiera sido dejar que la naturaleza siga su curso. Las imágenes fueron grabadas en el  Parque Nacional de Jim Corbett y se trata de una hembra de ciervo Axis, también conocido como chital o ciervo moteado. Un primo lejano de nuestros gamos, muy similar en apariencia.

La hembra de axis, en cuanto se ve liberada del yugo de la serpiente, se pone en pie y huye de la escena. Estas serpientes, se alimentan de grandes animales a los que matan por asfixia, enroscando su cuerpo alrededor de la víctima y apretando hasta que mueren. Es tal la fuerza que ejercen sobre el cuerpo de sus víctimas, que en la gran mayoría de ocasiones, antes de ser ingeridas, les rompen gran cantidad de huesos para facilitar luego el poder tragárselas.