Pasar al contenido principal
En la costa española

VÍDEO: graba un jabalí a escasos metros y le acaba atacando

El jabalí fue grabado por una zona de acantilados, a priori, con total tranquilidad. De pronto, se revuelve y se tira contra el hombre. Poco después, se fue corriendo en dirección al casco urbano.
Graba ataque jabalí El jabalí, a escasos metros, momentos antes de embestir al hombre.

Que los jabalíes son seres impredecibles está más que claro. Para aquellos que pecan de ignorancia, pueden resultar animales tranquilos a simple vista, pero no siempre es así. 

En multitud de ocasiones hemos presenciado grandes actos de irresponsabilidad por parte de los transeúntes, que no dudan en acercarse a los cochinos como si fueran mascotas. En España, las invasiones de guarros están a la orden del día y muchos no son conscientes del peligro que entrañan.

Las principales consecuencias son los accidentes de tráfico (también con otras especies venatorias implicada) o los daños en los cultivos. Aunque los jabalíes pueden además mostrarse violentos con las personas, sobre todo si se sienten atosigados o fuera de su entorno habitual.

Este ejemplo se describe a la perfección en el vídeo que os mostramos unas líneas más abajo. Un vecino graba cómo un gran jabalí está deambulando por una zona de acantilados, a priori, con bastante tranquilidad. Tras un rato moviéndose, el jabalí ataca al hombre, que no acaba en el suelo de milagro mientras suelta algunos improperios. 

Sin duda, la imagen resulta llamativa, pero también bastante aleccionadora. Hay que hacer mención a la gran irresponsabilidad del vecino ya que, en vez de comunicar la presencia del jabalí a las autoridades, se queda grabando la escena. Incluso chista al jabalí para que se acerque a él. 

Seguidamente, el animal pone pies en polvorosa y se dirige al casco urbano de la localidad mientras el hombre le persigue y continúa grabando. Tras ver las imágenes, el vídeo ha sido grabado casi con total seguridad en las inmediaciones del faro de Llanes, en Asturias. Así lo podrán corroborar muchos de los asiduos a la zona.