Pasar al contenido principal
¿Eres capaz de contarlos?

VÍDEO: un ciclista se topa con cientos de machos monteses

Los animales nublan el horizonte y tapan todo el camino, apareciendo cada vez más de los lados. El hombre que graba la escena llega a confesar en un momento que “me da miedo pasar”.
Los machos en hilera cubriendo todo el horizonte. Los machos en hilera cubriendo todo el horizonte.

Estas imágenes grabadas recientemente por un ciclista, están circulando sin parar por Whatsapp y las redes sociales, dejando a más de uno boquiabierto. El hombre que circulaba por un camino haciendo deporte, se topa de frente con cientos de machos monteses, que corren por el camino y las laderas junto a este, como un enjambre de abejas. 

Son tantos los ejemplares que van en el mismo grupo, que resulta imposible contarlos. El ciclista que grabó el vídeo comenta “si no van 200 no va ninguno”, y a la vista está que no debe de andar muy lejos la cifra real. La estampa que dejan tantos machos juntos es impresionante. 

“No son cabras, son muflones”, comenta en un momento dado el hombre que graba, una frase que seguro ha sacado más de una risotada a los cazadores que ahora comparten el vídeo sin parar. Muchos intentan averiguar donde ha podido ser grabado el vídeo y entre las apuestas, destacan Guadarrama, la zona del Levante o Andalucía, pero no se puede confirmar nada. 

Viendo semejante grupo de ejemplares juntos, es imposible no pensar en las dramáticas consecuencias que está teniendo la sarna en zonas como Guadarrama. Las poblaciones de esta especie fuera de control, propagan la enfermedad a la velocidad de la luz y las muertes se precipitan, pudiendo acabar en desastres tan grandes como el de Asturias con los rebecos, que pasaron de 300 a 10 ejemplares en un par de años por la sarna. 

Por supuesto no es la única consecuencia de que exista una población por encima de lo que el medio puede soportar, ya que lo primero a lo que afecta es al desarrollo de la flora. Con tantos animales, la vegetación no tiene tiempo a regenerarse y las bocas hambrientas de tantos y tantos ejemplares, acaban exterminando especies endémicas de flora y provocando un colapso del ecosistema.