Pasar al contenido principal
durante la cuarentena

VÍDEO: un agricultor denuncia los terribles daños por ciervos en su cultivo

Aprovechando el confinamiento de los hombres, los animales no solo se pasean por las calles a sus anchas, sino que además están causando auténticos estragos en muchos cultivos que acabarán echando a perder.
Las pisadas de los ciervos cubren casi la totalidad de sus cultivos. Las pisadas de los ciervos cubren casi la totalidad de sus cultivos.

Un joven agricultor de Valdecuenca, localidad y municipio de la provincia de Teruel, en Aragón, ha denunciado mediante un vídeo publicado en su Facebook, los tremendos daños que están ocasionando en sus cultivos los ciervos de la comarca Sierra de Albarracín. “Hago este video desde una de las parcelas de mi explotación, en la cual otro año más, esta vez de manera muy acentuada por el estado de alarma, los ciervos nos están destrozado las cosechas”, comenta Víctor Marco Gómez, el agricultor desesperado por la situación. 

El problema que ocasiona la superpoblación de estos ungulados, es que no solo hacen daño por lo que se comen, sino porque “todo lo que pisan los ciervos ya no vuelve a crecer, ademas de todo lo que se comen, como hay muchos más de lo que deberían haber”. Su queja es comprensible, aunque el agricultor entiende que “aquí es normal que haya daños, estamos rodeados de terrenos forestales”, pero “ lo que no es normal es lo que estáis viendo”.

Víctor entiende que con el estado de alarma no se puede cazar “y lo veo muy bien, pero alguna solución habrá que buscar a todos estos daños, porque si esto no es para quejarse, que venga Dios y lo vea”. El problema es que en la comarca de la Sierra de Albarracín, “vayas donde vayas  esta todo arrasado”. Cuando la densidad de estos herbívoros es muy alta, los daños se multiplican causando un gran perjuicio en el resultado final de la cosecha. 

Víctor expresa claramente que no está pidiendo ir de caza, sino soluciones “porque si esta situación se prolonga uno o dos meses, los daños que vamos a sufrir me diréis como pueden ser… Llegando a ser inasumibles por el agricultor, están destrozando absolutamente todo”.