Pasar al contenido principal
Les reclamaban más de 11.000 euros

Un tecor gallego, absuelto de una demanda por daños a la agricultura

Los demandantes reclamaban al tecor orensano una indemnización de 11.686,63 euros por los daños que las especies cinegéticas habían provocado en los cultivos. La justicia ha dado la razón a los cazadores, absolviéndoles de la causa.
Tecor daños agricultura Los propietarios reclamaban a los cazadores más de 11.000 euros por los daños.

Según detalla la Mesa Galega por la Caza, “el extraordinario trabajo realizado por el bufete de abogados González Vila y Asociados de la capital orensana, responsable de la asistencia jurídica”, ha dado sus frutos y el Juzgado de Primera instancia nº 2 de Orense ha desestimado la cuantía reclamada y condenado a costas al demandante.

Previamente, unos propietarios habían demandado al tecor gallego de Alláriz-Penamá por los daños que las especies cinegéticas habían causado en sus siembras. En total, los denunciantes reclamaban una cantidad de 11.686,63 euros. La justicia ha dado la razón a los cazadores y, ahora, los demandantes tendrán que hacerse cargo de las costas del juicio.

“No todos los días recibimos buenas noticias los representantes de los tecores gallegos, que injustamente se ven sometidos en demasiadas ocasiones a cuantiosas reclamaciones por daños a la agricultura provocados por especies cinegéticas”, detalla la Mesa. En esta ocasión el buen hacer y el trabajo desarrollado por la junta Directiva del Tecor Allariz –Penamá, encabezados por su presidente Ramón Cid Fernández, obtuvieron recompensa.

Tecor daños agricultura

Como recuerda la entidad, desde las sociedades de caza gallegas están dispuestos a colaborar en la minimización de los daños que provocan las especies en el rural gallego. “Los cazadores siempre están y estarán al lado de agricultores y ganaderos para, en la medida de sus posibilidades, contribuir al buen desarrollo de su trabajo en el campo”, argumentan la organización cinegética.

Reparación, pero no a costa de los cazadores

Pero prosiguen. “Si al final y, a pesar de los esfuerzos de unos y otros ,se producen daños en las cosechas, desde la Mesa Galega por la Caza compartimos la necesidad imperiosa de resarcir a los perjudicados”. Asimismo, defienden que nunca debe ser a costa de los cazadores y sociedades de caza gallegas, “que lejos de ser el problema forman parte activa de la solución”. 

En esta materia urgen cambios legislativos, liberar de responsabilidades a las sociedades de caza, el desarrollo de ese fondo de corresponsabilidad para cubrir los daños recogido en la ley de caza de Galicia, medidas de prevención y hasta la puesta en práctica de un nuevo modelo de gestión de las poblaciones de jabalí, para entre todos minimizar al máximo los daños y garantizar la rentabilidad del sector primario en un rural gallego vivo.

Sentencias como la conocida hoy, ayudan a que la caza en Galicia siga manteniendo su carácter social a través de la figura de las sociedades de caza “que ven un hilo de esperanza ante la amenaza que supondría tener que hacer frente a ingentes cantidades de dinero del que carecen y que las llevaría irremediablemente a su desaparición”.

Desde la Mesa Galega por la Caza anuncian que seguirán trabajando para que las sociedades y los aficionados gallegos no sean ni los culpables, ni los responsables de los daños que provocan las especies silvestres.