Pasar al contenido principal
LA ONC RECHAZA EL OPORTUNISMO DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Suspender la caza “sería un grave error de impredecibles consecuencias”

La ONC considera que la petición lanzada desde Ecologistas en Acción para suspender la temporada de caza con motivo de la sequía es populista y demagógica y trata de aprovechar la falta de lluvia para lograr el que es su objetivo final, prohibir la caza.

La actividad cinegética es sostenible en las actuales circunstancias, a pesar de la sequía, gracias al trabajo de gestión realizado por los cazadores a lo largo de todo el año. La realidad es que el sector cinegético lleva un año combatiendo la sequía con su gestión de los ecosistemas, facilitando puntos de comida y de agua a los animales y controlando su evolución sobre el terreno. “Porque nosotros somos los que gestionamos el territorio y sabemos cuál es la situación real, y por eso sabemos que no están apareciendo animales muertos en el campo y que los cazadores son los que están mejor preparados para gestionar periodos como el actual”, señala el presidente de la Oficina Nacional de la Caza, Santiago Iturmendi.

En esta línea se ha preguntado qué hacen los grupos animalistas para compensar a los animales por la falta de lluvia más allá de poner sobre la mesa propuestas sin ningún sustento científico basadas únicamente en su animadversión por una caza perfectamente regulada y compatible con la conservación de los ecosistemas. Ante esta ‘idea’ surgida de alguna mente brillante del movimiento animalista, la ONC recuerda que en aquellas zonas en las que los gestores cinegéticos han detectado de manera fehaciente problemas, ya se ha retrasado o incluso suspendido la temporada de caza. Aplicar esta medida en el resto de zonas, sin ningún criterio objetivo, tendría consecuencias impredecibles y habría que preguntar quién se va a responsabilizar de problemas como los daños a los cultivos, el incremento de los accidentes de tráfico y el aumento de la prevalencia de la tuberculosis bovina en algunos territorios.