Pasar al contenido principal
En la comarca del jiloca, en aragón

Sorprendido tras matar un corzo y cortarle los cuernos

Los agentes interceptaron el vehículo y al registrarlo encontraron el animal con las cuernas cortadas en el maletero y sin precinto.
El corzo con las cuernas cortadas. El corzo con las cuernas cortadas.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, ha detenido a un hombre que transportaba en su vehículo el cuerpo de un corzo macho, al que le había cortado los cuernos después de abatirlo. Ha ocurrido en Jiloca, una comarca de Aragón, ubicada en el noroeste de la provincia de Teruel, cuando el individuo se disponía a abandonar el coto con la pieza en el maletero

Los agentes decomisaron el corzo, del que no han podido encontrar la cornamenta y han formulado denuncia contra el cazador, ya que tan solo tenía permiso para abatir hembras. Este hallazgo forma parte de una campaña de intensificación en la vigilancia por delitos de furtivismo, ya que el Seprona ha detectado la presencia de numerosas bandas organizadas que se dedican a recorrer las carreteras comarcales, en busca de los mejores trofeos. Delincuentes que entraban en los cotos sin autorización para abatir piezas ilegalmente o que portaban algún precinto que no utilizaban

Las sanciones por este tipo de delitos oscilan entre los 3.000 y los 60.000 euros, dependiendo de las condiciones en las que se produjera el abate, la especie, la zona, las regulaciones de caza comunidad, etc. A pesar de ello, todavía es una práctica habitual contra la que el colectivo de cazadores lucha cada día. Los cazadores denuncian y condenan este tipo de hechos, que ensucian el nombre de la actividad cinegética y dan al traste con los valores que ostenta la mayoría del colectivo, basados en los principios de conservación y protección del medio ambiente.