Pasar al contenido principal
En total, 11 investigados en varios operativos

El Seprona pilla a dos furtivos con tres cabezas de venado

Tres cabezas de venado requisadas y varios denunciados por internarse en cotos sin autorización. En total, 11 personas investigadas por el Seprona por perpetrar varios delitos contra la fauna.
Furtivos cabezas venado Cabezas de ciervo requisadas por el Seprona (Foto: Guardia Civil).

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil ha ejecutado varios golpes contra el furtivismo en Castilla y León. 8 personas han sido denunciadas y otras 3 investigadas en el Parque Natural de la Montaña Palentina. Según ha informado la Benemérita, estas acciones se han enmarcado dentro de varios operativos de vigilancia dedicados a la lucha contra el furtivismo.

En la operación más destacada, los agentes del Seprona recuperaron tres cabezas de venado en posesión de dos individuos. Los furtivos no acreditaron la procedencia de las piezas y tampoco constaba ningún tipo de precinto, por lo que los ejemplares habían sido abatidos de forma ilegal. Debido a ello, se les imputaron delitos contra la fauna y la flora. En total, 28 infracciones administrativas. La Guardia Civil ha añadido además, que los trofeos confiscados a los furtivos podrían haber alcanzado en el mercado negro los 5.000 euros cada uno.

Más detenciones

Como decimos, no se trata de las únicas acciones que han llevado a cabo los agentes de la Benemérita. También fueron detenidas tres personas por colarse en un coto sin permiso del titular, otras tres fueron sorprendidas con dos piezas de venados abatidas sin el precinto legal, una de ellas en la Reserva del Saja y otra en la Montaña Palentina. Un último individuo fue pillado furtiveando por la noche y, además, hacerlo en zona de seguridad.

Además de estos casos, otras dos acciones de relevancia fueron realizadas. En primer lugar, los agentes de la Guardia Civil hallaron un ejemplar de tejón en propiedad de un individuo. Se trata de una especie sometida a protección especial y, el dueño, no pudo acreditar la procedencia del mismo. Por ello, se llevó a cabo una denuncia administrativa.

En la otra actuación, se halló un cráneo de oso naturalizado en una viviendo del norte de Palencia. Tampoco se pudo comprobar la procedencia y tenencia legal de la pieza en cuestión.

La investigación comenzó porque los agentes de la Guardia Civil localizaron, a través de una red social, una fotografía donde aparecía el cráneo del oso. Al propietario se le pidió la documentación se la cabeza, así como a la entrega voluntario para llevar a cabo su análisis. Según comunica la Benemérita, el hombre se negó a colaborar, por lo que se abrieron diligencias por un supuesto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente.