Pasar al contenido principal
Se estima un 60% menos en los cuatro últimos años

Se mueren los venados en La Rioja por la sarna

Como ha ocurrido con otras especies y con el mismo venado en otros territorios, las sobrepoblaciones de animales suelen tener consecuencias funestas en forma de epidemias que autorregulan los desajustes medioambientales.
Venado_Sarna_M Venado con sarna encontrado en La Rioja. (Foto: Raúl Ramírez, Heraldo de Soria)

El último ejemplo de ello son los ciervos en La Rioja, que en los últimos cuatro años, debido a la sarna y unas medidas de la Administración insuficientes, han visto reducida su población en un 60%, con el riesgo de que la enfermedad haya sobrepasado los límites de esta comunidad autónoma y se haya extendido a otras autonomías. A continuación reproducimos la información que sobre el tema publicó J. Lisbona hace unos días en el ‘Heraldo de Soria’:

“Hemos tenido y tenemos muchísimos problemas. Tras convivir cuatro años con la sarna, los ciervos sanos son minoría. De hecho, creemos que el 60% ha muerto por la infección”. El presidente de la Federación Riojana de Caza, Eusebio Hernando, sostiene que la gestión de su Gobierno autonómico ha sido, cuanto menos, “mejorable”. “Han hecho de todo, pero no nos han convencido”. El Ejecutivo riojano confirmó en su momento el brote y dio facilidades a los cazadores para reducir al menos un 25% la población de venados. La iniciativa, sin embargo, tenía “más sombras que luces”. “Había que pagar 40 euros por pieza abatida para que la llevasen a un centro de tratamiento o la enterrasen en cal", afirma.

También se promovieron batidas mixtas, un cambio “insuficiente” para frenar el contagio a otras regiones. “Los venados están hechos una asquerosidad, nadie quiere llevarse a casa un ejemplar con sarna”, afirma Hernando, que localiza las mayores afecciones “en la parte alta de La Rioja".

Depredador o enfermedad

Para la asociación ecologista Amigos de la Tierra, el problema “no se ha solucionado”. “Al no haber depredadores, la sarna autorregula la superpoblación de ciervos”, comenta su coordinador, Juan Donaire. En su opinión, “el tema está muy escondido”, “Ahora apenas hay episodios, no porque se hayan solucionado sino porque quedan menos ciervos”, lamenta.

Recuerda, además, que “los animales no conocen fronteras” y que, por tanto, “la infección podría trasladarse a cualquier punto de la península”. La sarna “no ha afectado en exceso a la caza, pero ha desmotivado al personal”. Además, el exceso de población de cérvidos “ha desplazado al corzo”.

Ante la necesidad, Donaire aboga por introducir nuevos depredadores en los bosques en vez de apostar por el pastoreo de ovino. “Apenas hay una manada de lobos, lo que supone unos cinco o seis ejemplares. El Gobierno no ha sabido actuar correctamente en este sentido”, opinó. “Todo comenzó en la cuenca del Oja, luego pasó al río Najerilla y, posteriormente, llegó al río Iregua. No hubo forma de parar”, añadió.

Está previsto que, en las próximas horas, la Junta de Castilla y León y el Gobierno de La Rioja fijen actuaciones comunes para evitar nuevos casos de contagio”.