Pasar al contenido principal
Se mantienen los permisos de liebre y disminuyen las jornadas de becada

Se cazarán menos venados y más jabalíes en la Reserva de Saja la próxima temporada

Cantabria ha optado por reducir los permisos de rececho de venado y aumentar las cacerías de jabalí en la Reserva de Saja para la temporada 2018-2019. Se mantienen los de liebre y las jornadas de becada también experimentan un ligero retroceso.

Estas decisiones llegan tras analizar el proyecto del Plan Anual de Caza de dicho territorio para la temporada 2018-2019.

La reducción en cuanto a los permisos de venado se debe a que un importante número de ellos no se ejecutaron durante la campaña pasada. Las batidas de venado, por su parte, se mantendrán en número y lotes.

Las cacerías de jabalí en la Reserva regional alcanzarán la cifra de 493, 20 más que el pasado ejercicio. Se han repartido de la siguiente manera: 86 en la comarca de Campoo, 52 en Valdeiguña, 96 en Cabuérniga, 83 en Nansa y 176 en Liébana.

Por su parte, se mantienen los mismos permisos de liebre que en el ejercicio pasado (191).  No obstante, se suprimen los de perreo en las comarcas de Nansa y Liébana, que quedaron sin elegir en la temporada 2017-2018. Sobre esta modalidad, para la realización de dichas cacerías no será necesaria la presencia mínima del 80% de los componentes de la cuadrilla. También podrán recuperarse las jornadas que se suspendan por el clima. Igual ocurrirá con las de jabalí, trasladándose en este caso al siguiente miércoles.

En cuanto a la becada, habrá menos jornadas (de 635 a 595). Esto se debe a la eliminación de cacerías los jueves anteriores a batidas de caza mayor en el mismo monte, con la intención de no interferir entre modalidades cinegéticas. En algunos montes donde la demanda fue muy baja la pasada campaña, también se han suprimido estas cacerías. Se trata de Palombera Oeste y Este, Peña Colsa, Bicobres Norte y Sur, Sobrebodia y La Cestera.

En conclusión, la cantidad final de permisos para la temporada 2018-2019 se sitúa en los 7.320.

Otra de las modificaciones que se recogen tiene que ver con la exigencia de las emisoras. Las utilizadas durante la práctica cinegética deben estar homologadas y contar con la licencia de transmisión. Los usuarios deberán llevar en todo momento la documentación que así lo acredite.

Carnet de becada

En la temporada 2017-2018 se introdujo, a modo de prueba, la novedad de que los cazadores de becada deben portar su carnet actualizado, así como el resto de documentos que les permita la práctica de su actividad. Una idea que para la campaña 2018-2019 volverá a estar vigente. En el carnet deberán anotarse las piezas cazadas, además de marcar la pata izquierda de cada ejemplar con el precinto correspondiente.