Pasar al contenido principal
En la RRC de Urbión

La sarna obliga a acabar con el 7% de los ciervos

Los trabajadores del medio natural abatieron en primavera "entre el 5% y el 7%" de la cabaña de ciervos machos de la Reserva Regional de Caza de Urbión por presentar claros signos de sarna.
sarna-ciervo-M Cierva con sarna.

A este porcentaje cabe sumar todos aquellos ejemplares afectados por los ácaros que murieron de forma natural. Solo en la zona "de Yanguas a Santa Cruz" se eliminaron más de 70 piezas. En total, de acuerdo con los efectivos, podrían haber liquidado "bastantes más de cien". Los últimos datos de la Junta, publicados en abril detallaban el hallazgo de 43 cadáveres, 21 más que en 2014. En ese momento había "25 positivos de sarna confirmados" y 54 muestras todavía "pendientes de análisis".

Los esfuerzos de los celadores han tenido un resultado "desigual". En los alrededores de San Pedro se dan ya "pocos casos", pero en la Sierra de Cebollera "no se pueden controlar", ya que, al lindar con La Rioja, los ciervos "entran y salen constantemente". Aunque la enfermedad "podría estar remitiendo", el número de machos ha caído "drásticamente". Celadores y agentes medioambientales temen que la berrea "sea floja", ya que "hay menos" cérvidos y ya no tienen tanta competencia. Esto iría "en detrimento de la especie". "No es el mejor macho el que copula con las hembras, sino el que está vivo. Ahora, incluso los débiles tendrán descendencia", explicaron. Ellos son partidarios de "adaptar la gestión de la reserva a la situación actual e incrementar la caza selectiva para acondicionar la población de hembras a la de machos". Exigen, asimismo, "no dejar que los procesos de selección natural queden interrumpidos por esta situación temporal".

Los efectos de la sarna "se notan" en la provincia, pero "no tanto como en La Rioja". Allí, la cabaña de machos se ha reducido "más de un 50%". Los supervivientes desarrollarán cierto grado de inmunidad. Por el momento, no obstante, siguen apareciendo cadáveres.  Las medidas adoptadas por la Junta han contribuido a que se vean menos ejemplares muertos en caminos y cascos urbanos. En su momento aparecieron en "Villar del Ala, Sotillo del Rincón o El Royo". El aumento registrado en primavera "era de esperar", ya que se dieron "las condiciones de transmisión adecuadas". La berrea, pese a lo que pueda parecer, es, según los expertos, "el momento de menor probabilidad de contagio entre machos", dado que "se disgregan" y ocupan sus cuarteles para tratar de copular con las hembras.

Los trabajadores del medio natural están convencidos de que la sarna, pese a continuar "activa", "desaparecerá sí o sí" tarde un año o dos. "La población de ciervos no peligra en ningún momento. Los supervivientes tendrán más recursos", añadieron. La gestión, en este caso, ha sido y será "determinante". "Con pocos medios, los celadores han logrado parar la proliferación", recordaron. Los efectivos creen que la berrea será "poco intensa", pero "larga en el tiempo" porque "se prevé un otoño especialmente cálido". Los cazadores, por el contrario, sostienen que, por el momento, este está siendo "un año algo tardío, pero normal".