Pasar al contenido principal
así lo asegura un catedrático de la Universidad de Cádiz

¿Sabías que cuanto más brezo hay en un coto, mejores son sus poblaciones de corzo?

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cádiz ha revelado que existe una asociación positiva entre los corzos y las zonas de brezal Mediterráneo o herriza.
Cuanto más brezo a hay en un coto, mejores son sus poblaciones de corzo Los corzos andaluces, son un genotipo propio de los montes de Cádiz y Málaga.

El corzo (Capreolus capreolus), es el cérvido más pequeño de Europa pero uno de los más destacables en el calendario cinegético de todo el continente. Una especie en progresiva expansión desde hace 20 años en nuestro territorio, que puebla ya prácticamente toda nuestra orografía a excepción de algunas zonas, donde su desarrollo es muy inferior en comparación al resto. 

Andalucía es una de esas zonas, donde los corzos viven una mayor ralentización de su proceso de expansión, salvo en regiones como Cádiz o Málaga, donde las poblaciones de estos ungulados son mucho mayores que en el resto del territorio comunitario y que albergan una variedad singular, un ecotipo o fenotipo de corzo conocida como corzo morisco o corzo andaluz

El corzo, el brezo y su caza

En el estudio reconocen además, que es precisamente el interés cinegético despertado por los corzos moriscos, lo que ha favorecido su expansión y sus mayores poblaciones e encuentran en cotos de caza. El estudio, realizado por investigadores del grupo FEBIMED de la Universidad de Cádiz – publicado en la revista internacional Forest Ecology and Management –, demuestra también la relación positiva existente entre la especie y los brezales mediterráneos. 

En los parajes cuyo suelo se cubre de brezo y con escasa arboleda, creando un paisaje dominado por arbustos, como el de la mayoría de crestas del Parque Natural de Los Alcornocales, en Cádiz, hay mayor número de corzos. Tradicionalmente se pensaba que este tipo de zonas de poco árbol no tenía poco interés y valor ecológico, pero el estudio ha demostrado que hay un paralelismo entre el mayor número de corzos y los parajes de brezales. 

Más brazo, más corzos

Los cotos con más herriza, tienen mejores poblaciones de corzo. “Pese a la creencia popular de que los corzos están siempre en el interior de bosques de alcornoque, quejigo o en pinares, hemos mostrado que cuanta más herriza hay en un coto de caza mejores son sus poblaciones de corzo. Nuestra hipótesis es que este ecosistema sin árboles le sirve a los corzos de refugio, ya que tienen una visión para detectar a sus potenciales depredadores y a los propios cazadores antes de ser ellos vistos”, explicaba Miriam Selwyn, firmaante de la investigación. 

Fernando Ojeda, catedrático de botánica en la Universidad de Cádiz, añadía que “en este estudio hemos encontrado cómo la herriza o brezal mediterráneo parece favorecer las poblaciones de corzo en cotos de caza. Al favorecer al corzo, está mejorando un preciado recurso económico de los propios cotos”. Además la luz que arrojan los resultados de la investigación, puede contribuir “a a implementar una estrategia adecuada de conservación del corzo andaluz, pero también a seguir poniendo en valor un ecosistema tradicionalmente denostado, pero tremendamente singular y con una elevada biodiversidad como es la herriza”.