Pasar al contenido principal
Petición de APROCA Y LA FEDERACIÓN DE CAZA DE C-LM

Prudencia ante la muerte de “Kenitra”

Aproca y la Federación de Caza de Castilla-La Mancha han pedido “prudencia” ante la muerte accidental el 16 de octubre de un lince ibérico en Ciudad Real como consecuencia de un disparo en el término municipal de Almuradiel.
AprocaFCCLM_Lince_M Imagen de un lince ibérico tomada por una trail-cam.

Ambas organizaciones han lamentado la muerte de “Kenitra”, uno de los linces liberados en Castilla-La Mancha bajo el programa de reintrodución de esta especie en la región, si bien han asegurado que este hecho “no debe empañar el espítiru de colaboración que existe entre cazadores, propietarios, científicos y administración que se viene manteniendo con el objetivo de la recuperación de este felino”. No obstante, ambas entidades han querido dejar claro que la muerte de “Kenitra” se ha producido por un involuntario accidente de caza, al confundirlo con un zorro, siendo ésta una actuación puntual y aislada, en ningún caso justificable.Tanto Aproca como la Federación de Caza de Castilla-La Mancha han valorado de forma positiva el hecho de que desde la propiedad de la finca se informara de forma inmediata a los agentes de la autoridad de la muerte de este ejemplar de lince ibérico.

Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca ha querido desmentir las afirmaciones de Ecologistas en Acción donde afirman que la muerte del lince se ha producido en la finca Navas de la Condesa, así como el hecho de que haya sido fruto de una batida de zorros. Para el presidente de Aproca, los ecologistas están haciendo un flaco favor al lince ibérico y al futuro de esta especie, ya que la presión de este grupo puede llevar al rechazo de la especie por parte del medio rural, lo que, ha señalado, “estaría tirando por tierra el trabajo de años de concienciación”. A juicio de Villanueva, a Ecologistas en Accion “les es indiferente este hecho porque, para ellos, es más importante tener presencia en los medios de comunicación que el futuro del lince ibérico o de cualquier otra especie en peligro de extinción”.

Por su parte, Juan de Dios García, presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha ha querido señalar que es necesario que el desenlace de este fatal accidente pueda servir para concienciar más a los cazadores y que extremen todas las precauciones en el ejercicio de la actividad cinegética, especialmente en las zonas de reintroducción de esta especie. Asimismo, García confía en que la muerte de “Kenitra” sirva, al igual que ocurrió hace años con la muerte de un oso confundido con un jabalí, para sensiblizar al sector cinegético y para coordinar labores de gestión entre el sector conservacionista y los cazadores.

Estas dos organizaciones han querido poner de manifiesto que, a pesar de estos hechos que son lamentables, la evolución de esta especie que se encontraba prácticamente en extinción, actualmente cuenta con más de 300 ejemplares en España, gracias en buena parte al programa de cría en cautividad, pero sobre todo a la colaboración de cazadores y propietarios de fincas que, día a día, trabajan también en el importante proyecto de recuperación de la especie.

Finalmente, Villanueva y García han solicitado a la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha que agilice los convenios de colaboración que desde hace algún tiempo se encuentran paralizados y no permiten a los cotos de caza presentes en las zonas de reintroducción efectuar el control de predadores con los nuevos métodos de control homologados.