Pasar al contenido principal
Y aseguran que hay que hacer entender a los urbanitas que es un animal que mata

El PP de Asturias pide que el lobo sea declarado ‘especie cinegética’

Es el primero de los cinco puntos presentados por los populares, con el objetivo de hacer viable la convivencia con ganaderos de la especie y evitar que sean siempre los grandes damnificados.
Lobo ibérico, (Canis lupus). El PP de Asturias pide que el lobo sea declarado ‘especie cinegética’

Durante el acto celebrado en la Casa Municipal de Cultura de Cangas de Onís, en el Principado de Asturias, el Partido Popular asturiano representado por Javier Brea, diputado regional, presentó una propuesta de gestión del lobo en el Principado, con el objetivo principal de que los ganaderos no sean los principales damnificados por la presencia del lobo en la Comunidad.

Declarar al lobo como especie cinegética no significa que se puedan matar todos los lobos que queramos, sino que se maten los que sea necesario matar”, aclaraba el diputado Brea en su discurso. En el evento estuvieron presentes Teresa Mallada y el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Hay que hacer a los urbanistas entender que el lobo mata

En su discurso, Brea aseguró que para la conciencia con lobos, es imprescindible “hacer entender a los urbanitas, que se trata de un animal que mata, porque lo lleva en su ADN y que causa enormes daños a los ganaderos”. Y afirmaba también, según las declaraciones recogidas por el diario El Fielato, que “ni está en peligro de extinción ni cerca de estarlo y Asturias es la única región del Noroeste donde no es especie cinegética”.

Los cinco puntos de la propuesta

Según los populares asturianos, para fomentar la convivencia creen imprescindible el cumple lento de los siguientes cinco puntos:

  • Que el lobo sea declarado especie cinegética
  • La existencia de un censo actualizado
  • El cumplimiento de los controles
  • El pago de los daños en los plazos establecidos
  • Unos baremos justos que contemplen todos los daños directos e indirectos