Pasar al contenido principal
tras haber rebotado

La Policía dispara a un jabalí y la bala impacta contra la ventana de un domicilio

El animal que deambulaba por las calles de Peralta, en Navarra, fue abatido de 7 disparos por los agentes, con la mala fortuna de que uno de ellos terminó rompiendo persiana y cristal de la ventana de una vivienda.
El animal fotografiado antes de ser abatido y la bala que impactó contra la ventana. / Fotografía: Navarra.com El animal fotografiado antes de ser abatido y la bala que impactó contra la ventana. / Fotografía: Navarra.com

Los vecinos de Peralta no dan crédito a lo acontecido estos últimos días en sus calles. Igual que está ocurriendo en tantos lugares de España, el confinamiento ha traído de la mano las visitas constantes de fauna silvestre por sus calles. El pasado jueves, un jabalí que deambulaba por una de las vías principales de este municipio de la Comunidad Foral de Navarra, situado en la merindad de Olite, provocó una persecución policial que cerca estuvo de acabar en una desgracia. 

Los agentes de la Policía, persiguieron al animal por las calles hasta que decidieron abatirlo. En total, efectuaron siete disparos de pistola contra el animal hasta que consiguieron abatirlo, con la mala fortuna de que uno de ellos rebotó y terminó impactando contra la ventana de una vivienda en la calle Miguel Revuelta, en la que afortunadamente no había nadie. La bala atravesó la persiana y el cristal de la ventana, cayendo dentro del domicilio, donde fue recogida por sus habitantes. 

Ataque “desmedido” contra la Policía

El alcalde de Peralta, Juan Carlos Castillo, explicaba que “la Policía intentó sacar al jabalí del pueblo, pero no había manera y, al final, se decidió abatirlo, porque podía salir a la carretera y provocar un accidente de tráfico o situaciones de bastante peligro. Tuvimos la mala suerte de que uno de los tiros rebotó en el jabalí y fue a parar a una ventana. De hecho, se ha hecho una investigación y se han aportado las pruebas documentales sobre lo ocurrido”.

Varios vecinos del municipio criticaron duramente a los agentes por su actuación, asegurando que hubiera sido mejor llamar a un veterinario antes de abatir al animal, algo ante lo que el primer edil ha respondido en defensa de los agentes alegando que “seguramente se debería haber intentado sacar al animal y evitar el peligro de esa manera, pero también hay que tener en cuenta que se toman decisiones rápidas y que es difícil pararse a pensar en esos instantes”.

Castillo subrayaba que comprenden “el disgusto de la familia afectada”, pero aun así asegura que es “completamente desmedido el ataque que ha sufrido el jefe de la Policía Municipal, porque no hay que olvidar que este hombre salvó la vida de una niña hace un año y medio”. Por su parte anunciaba que ya están trabajando para proporcionar un rifle de dardos tranquilizantes a los agentes, “sobre todo viendo la situación en la que estamos con la crisis del coronavirus, ya que lo más probable es que vuelva a suceder tanto aquí como en otros municipios”.