Pasar al contenido principal
por el coronavirus

El poema de un cazador que emociona estos días de cuarentena

El tiempo de encierro en casa está sacando el mayor de los ingenios en muchas personas, pero en otras, ha despertado el lado artista y poeta, dando lugar a creaciones como esta.
Venado durante la berrea. Venado durante la berrea.

Anda circulando por los teléfonos un melancólico poema, escrito por un cazador que anhela su sierra, pero desde el punto de vista del jabalí y del venado. En estos tiempos convulsos, en los que el coronavirus tiene a la población bajo su yugo y el confinamiento en casa, el encierro está despertando el ingenio para crear diversión en muchos y la faceta artística de otros. Por ahora no se sabe quien es el autor de estos versos, que están dibujando sonrisas en muchas caras, de aquellos que sueñan con volver a pisar la sierra. 

 

“Llora el venado, 

en la sierra, 

al ver la tranquilidad 

Ya no hay ladras, 

ya no hay tiros… 

Ya no los oigo pasar. 

Hace días, 

que no los veo, 

tampoco escucho jaleo, 

ni a ninguno oigo hablar. 

Ya no se marcan los montes, 

¿Quién sabe dónde andarán? 

Pasa un viejo jabalí, 

de esos de lomo ya cano, 

de cerdas muy bien pobladas, 

y de colmillo enroscado. 

Y triste, apesadumbrado, 

contesta el viejo cansado: 

Hace una luna baje, 

y me acerque a su poblado. 

Las calles están vacías, 

todo el mundo está encerrado, 

es como en aquel cercon, 

los tuvieran custodiados. 

Ya no escuchas su risa, 

ni los perros han ladrado. 

Paseé entre sus calles, 

con ninguno me he cruzado. 

Echo de menos sus voces, 

su reír descontrolado, 

hasta el ruido de sus coches, 

en el pueblo están parados. 

Tanta calma, 

ya me tiene preocupado. 

No veo ni a ese furtivo, 

que me tiene envenenado. 

Noche tras noche salía, 

mira ya me divertía, 

en burlarme a su lado. 

Él creía que me seguía, 

estando yo en su costado. 

La verdad amigo ciervo, 

ilustre señor venado, 

tan tranquilos están los montes, 

que empiezo a estar preocupado. 

¿Que les pasará, 

a estos hombres, 

en silencio y encerrados?