Pasar al contenido principal
En Matapozuelos (Valladolid)

Pillados dos furtivos en plena noche tras abatir un corzo desde lo alto de un árbol

Ambos furtivos, procedentes de la provincia de Badajoz, se encontraban en un coto vallisoletano sin permiso. Fueron sorprendidos por la noche y uno de ellos abatir un corzo encaramado a lo alto de un árbol.
Furtivos corzo Matapozuelos Cuerpo del corzo abatido por por los furtivos y hallado en la zona por el Seprona (Foto: Guardia Civil).

El pasado domingo 13 de octubre, agentes del Servicio Protección de la Naturaleza sorprendieron a dos furtivos que estaban delinquiendo en un coto del municipio vallisoletano de Matapozuelos.

Los dos hombres, de 33 y 29 años de edad, fueron identificados como vecinos procedentes de la provincia de Badajoz y, según ha confirmado la Benemérita, se alojaban en la localidad de Íscar. 

En plena noche, en vecino alertó a los agentes del Seprona que había escuchado un disparo y, al mirar hacia el lugar de donde procedía el ruido, había observado una persona bajando de un vehículo y alumbrando con una linterna al terreno.

Tras el aviso, se movilizó a una patrulla de la Guardia Civil, que se dirigió al lugar en cuestión. Allí encontraron a uno de los dos implicados, que afirmó que estaba solo en la zona “dando una vuelta”. No obstante, los agentes siguieron inspeccionando el coto y sorprendieron al otro hombre subido a lo alto de un árbol portando un rifle. Según ha explicado la Benemérita, el arma llevaba acoplado un visor y, además, ambos delincuentes tenían consigo una linterna, otro artilugio de visión nocturna y varias balas del calibre .243 Winchester. Cerca del lugar donde fueron pillados, se encontró también una vaina del mismo calibre.

Furtivos corzo Matapozuelos

Los miembros de la Guardia Civil siguieron inspeccionando el terreno y, con la ayuda de los Agentes Medioambientales de la Junta de Castilla y León localizaron el cuerpo de un corzo a uno 250 metros de distancia de los furtivos. El animal tenía una herida de bala, lo que prácticamente confirmaba la autoría de los dos hombres sorprendidos.

Los miembros del Seprona decomisaron entonces el rifle, así como el resto del material. Asimismo, tramitaron seis denuncias por infracciones graves Reglamento de Armas y a la Ley de Caza. Los delincuentes se enfrentan a multas que estarán entre los 1.000 y los 5.000 euros. Podrían también perder la licencia y ser inhabilitados durante tres años.