Pasar al contenido principal
no tendrán que llevar bozal ni estar atados en fincas, entre otras medidas

Los perros “potencialmente peligrosos” dedicados a la caza tendrán menos restricciones

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación prevé modificar la ley que regula las obligaciones impuestas a los dueños de estas razas, para relajarlas cuando se trate de perros de caza o guardianes de ganado.
Los perros “potencialmente peligrosos” dedicados a la caza tendrán menos restricciones Se eliminan trabas y se facilita el trabajo de estas razas en el campo.

Buenas noticias para los propietarios de perros de razas “potencialmente peligrosas”, cuyos canes se dediquen a la caza, guardia, defensa y ganado. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación prevé introducir un nuevo artículo en el Real Decreto que regula la Ley sobe la tenencia y responsabilidades de las razas potencialmente peligrosas, para relajar algunas obligaciones impuestas a sus dueños, siempre que se dediquen a las actividades ya citadas. 

Según esta modificación, no se les aplicará los artículos del 1 al 4 del artículo 8 de dicha Ley, lo que se traduce en que : 

  1. Los dueños no tendrán que llevar consigo la licencia ni el certificado de la inscripción del can en el Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos cuando este se encuentre en lugares o espacios públicos
  2. No será obligatorio que porten bozal en espacios o lugares públicos. 
  3. No estarán obligados a llevar cadena o correa de menos de dos metros
  4. Se podrá llevar a más de uno de estos perros por persona 
  5. No tendrán que estar atados en caso de encontrarse en una finca, casa de campo, chalet, parcela, terraza, patio o cualquier otro lugar delimitado

Otra de las modificaciones más reseñables es que a partir de su aprobación, -que de momento se encuentra en proceso de información pública-, es que no se considerará que un perro está abandonado, en el periodo de tiempo en el que el perro se encuentra guardando o defendiendo el ganado. Eso sí, con un máximo de 48 horas sin presencia humana y siempre que disponga de comida y agua a su alcance.