Pasar al contenido principal
tan ansiada por el colectivo animalista

Pablo Iglesias anuncia la inminente llegada de su Ley de Derechos Animales

Durante su intervención en la Comisión de Derechos Sociales del Senado de ayer 14 de mayo de 2020, con la que sueñan los animalistas y el Gobierno da el pistoletazo de salida a su campaña anticaza.
Pablo Iglesias, vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030. Pablo Iglesias, vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030.

“Trabajamos para hacer una ley integral que será presentada en los próximos meses y que servirá para reducir el abandono de animales. También para eliminar la sensación de impunidad que hay entre el maltrato a los animales, así como para dotar a las administraciones locales y autonómicas y también a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de mecanismos para avanzar y eliminar esta lacra que es el maltrato y el abandono de animales”, eran las palabras de Pablo Iglesias ayer durante su comparecencia en la Comisión de Derechos Sociales en el Senado.

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, tiene bajo su responsabilidad directamente la Dirección General de Derechos de los Animales, cuyo director es Sergio García Torres, el conocido activista por los derechos animales, anticaza orgulloso y radical animalista. De esta combinación, a la que hay que sumar las aportaciones de otros reconocidos instigadores del odio a la caza, que también forman parte del Gobierno como Juan López Uralde, pronto emanará una Ley de los Derechos Animales que sin lugar a dudas, será el comienzo del jaque a la actividad cinegética. 

Tweet anti caza

Un anuncio que llega en medio de la polémica y la crispación de los españoles, que viendo como en los bancos de alimentos se amontonan cada vez más personas que han perdido todos sus medios de vida durante esta crisis, la Dirección “ha trabajado de manera transversal” para que “las personas que dedican su tiempo y recursos a cuidar a sus animales hayan tenido la cobertura legal para seguir realizando esta tarea”. Es decir, que mientras todos hemos permanecido en nuestras casas bajo amenaza de multa, el Gobierno ha brindado impunidad a las personas que salían a la calle para alimentar gatos callejeros.