Pasar al contenido principal
CAZÓ SU PRIMER ANIMAL CON 4 AÑOS

Una niña de 8 años abate un precioso venado después de hacer los deberes en el puesto

Kate tiene 8 años y una afición por la caza tremenda heredada de su madre, con quien se pone de espera en un árbol y allí mismo hace los deberes, esperando a que un gran macho aparezca.
Kate posando con su venado de cola blanca de 8 puntas. Kate posando con su venado de cola blanca de 8 puntas.

El 15 de noviembre, una niña de 8 años de Foxworth, Mississippi (Estados Unidos), estaba haciendo los deberes escolares en lo alto de un puesto de caza con su madre, de espera a los ciervos de cola blanca. En mitad de su tarea, su madre le avisó de que había un macho en el comedero. Kate, que así se llama esta joven cazadora, se encaró a su rifle Ruger del .308 sin la ayuda de un trípode sin dudarlo, y se hizo con un precioso ejemplar de venado de cola blanca. 

"Subimos al puesto alrededor de las 4 en punto de la tarde. Estábamos sentadas de espera haciendo algunos deberes escolares", comentaba Lisa Fortner, madre de la pequeña. Lisa sabía que habían entrado algunas mandas en el área donde ella y su hija Kate, tenían el puesto preparado, pero los únicos avistamientos confirmados fueron a través de fotos de la cámara de fototrampeo que tienen colocada. Solo había dos fotos de un macho y fueron tomadas a principios de año, cuando todavía estaba con la borra. 

"El sábado pasado, el 9 de noviembre, llevé al hijo de mi primo a cazar en ese mismo lugar. Esa noche salieron algunos ciervos a unos 500 metros de distancia, pero no podíamos verlos bien. Estaban demasiado lejos”, relataba la orgullosa madre de Kate.

"Mamá, hay otro macho"

Lisa estaba viendo algunos venados que estaban demasiado lejos para disparar, mientras su hija hacía los deberes. Al rato salió un macho a su izquierda, que sí estaba lo suficientemente cerca como para disparar. Kate se puso en posición en silencio, miró a través del visor y vio algo más. "Mamá, hay un segundo macho”, le dijo Kate a su madre. "Voy a disparar al segundo”, sentenció con buen criterio antes de apretar el gatillo. Kate temblaba como loca de los nervios, ya que el segundo ejemplar que vio “era más grande que el primero”. Pero peor estaba su madre, quien ha confesado que "era un desastre de los nervios. Estaba mirando por los prismáticos y se movían en círculos de lo que temblaba”.

La pequeña cazadora disparó y el animal "saltó y se fue. Recorrió unos 80 metros y se cayó. Estaba emocionada, realmente emocionada. No paraba de saltar arriba y abajo y chocar los cinco con mi madre. Era el venado más grande que he matado”, contaba Kate muy emocionada. Su madre, no cabía en sí del orgullo que sentía por su hija y contaba que “no podía creer lo grande que era. Estaba tan orgullosa de ella… Era una mamá orgullosa en ese momento y nada más".

Su primer ciervo a los 4 años

"Estaba súper nerviosa. Ese ha sido el ciervo más grande que he visto nunca”, contaba emocionada la niña con una sonrisa de oreja a oreja en la cara. La afición de la pequeña Kate le viene en la sangre gracias a su madre, que desde pequeña ha cultivado en su hija ese amor por la caza. “Por Navidad cuando tenía 3 años, le regalamos un rifle Crickett del calibre .22, con el que Kate aprendió a disparar. Luego siguió con un rifle de caza mayor y mató a su primer ciervo a los 4 años”, contaba orgullosa Lisa. "Cuando tenía 4 años nos pusimos de espera, le pusimos un trípode, apoyó el rifle y simplemente lo giró hacia donde tenía que apuntar. Ahora, es una cazadora experimentada a pesar de su corta edad.