Pasar al contenido principal
cuando ellos están organizados y atacan a diario a las cuentas de caza

El mundo al revés: los animalistas denuncian “acoso” por parte de los cazadores

La asociación animalista Free Fox denuncia que los cazadores se han mofado de varias mujeres presentes en una de sus manifestaciones, modificando las letras del cartel poniendo “nosotras las zorras, también queremos vivir”.
El mundo al revés: los animalistas denuncian “acoso” por parte de los cazadores Cartel modificado de una manifestación contra la caza del zorro. / El Salto Diario

Cuando parece que su desvergüenza no tiene límites, siempre consiguen demostrarnos que pueden ir un paso más allá. Los profesionales de los insultos, las vejaciones, los ataques colectivos organizados mediante redes sociales, los boicots a las cacerías, los mismos que celebran la muerte de cada cazador que fallece y comparten su felicidad en redes, los que desean la muerte constantemente mediante mensajes a quienes piensan diferente… Ahora se sienten atacados. 

Y todo porque en una publicación de una página de caza, modificaron el texto “nosotros los zorros también queremos vivir #NoalaCazadelZorro” de la pancarta que portaban en una manifestación contra la caza del zorro en Galicia, cambiándolo por “nosotras las zorras también queremos vivir”. Al parecer y según denuncian desde el medio digital El Salto Diario, en el que se hacen eco de la noticia desde una postura en absoluto objetiva, “este tipo de manipulaciones y acoso no son una excepción”. 

Seguramente este diario digital no haya leído la cantidad de barbaridades que el colectivo al que defiende con su artículo, retratándolos como unas pobres víctimas del acoso despiadado de los cazadores, en realidad, son en realidad los verdugos y especialistas en ciberacoso organizado y escraches. “Exponen nuestra imagen pública e incitan al odio, y por privado me han amenazado cazadores”, denuncia una de las animalistas.

Resulta especialmente clamoroso este tipo de comentarios, cuando provienen de personas especializadas en los ataques organizados mediante redes sociales, en compartir imágenes de cuentas de cazadores mencionándoles, para que la horda de animalistas enfervorecidos le escupa su odio mediante mensajes tan sádicos y crueles que muchas veces cuesta reproducir en voz alta. Esto no es más que un victimismo patológico acompañado de la mayor de las hipocresías, y aderezado con una falta de respeto absoluta a la verdad. Porque si tuvieran un mínimo de vergüenza, no hablarían de acoso cuando son ellos los auténticos y entrenados profesionales de la materia.