Pasar al contenido principal
PENSÓ QUE EL ANIMAL ESTABA MUERTO TRAS EL DISPARO

Muere un cazador por el ataque del ciervo que acababa de disparar

Fallece un cazador en Arkansas por el ataque mortal de un venado, al que había disparado y creyó muerto, pero que le atacó cuando se acercó a cobrarlo.
El cazador falleció de camino al hospital a causa de las heridas. El cazador falleció de camino al hospital a causa de las heridas.

Thomas Alexander, de 66 años, era un cazador experimentado que había vivido en el área de Yellville, Arkansas, durante varios años. Estaba cazando el martes en las montañas cercanas de Ozark, durante la “temporada primitiva” de caza (que así se llama en Estados Unidos), en la que solo está permitido el uso de rifles de avancarga y la caza con arco. Thomas salió de caza con su rifle y según ha trascendido, llamó a un miembro de la familia a las 6:30 p.m. para decirles que había disparado con éxito un buen venado.

Pero la línea de tiempo de los eventos se vuelve menos clara después de eso. Hubo varias llamadas salientes desde el teléfono de Thomas, una de ellas al parecer para avisar de que estaba herido. Finalmente los equipos de rescate que acudieron al lugar lograron sacar a Alexander, pero falleció de camino al hospital a causa de las graves heridas que le había provocado el ciervo cuando se acercó a él después de dispararlo. Keith Stephens, portavoz de la Comisión de Caza y Pesca de Arkansas, cree que Alexander, inmediatamente después de disparar dejó su puesto para acercarse al trofeo, aunque la Comisión recomienda siempre esperar al menos 30 minutos para asegurarse de que un ciervo esté realmente muerto.  

Llamó a decir que estaba herido

"Puede que haya hecho eso, pero evidentemente el ciervo no estaba muerto", dijo Stephens. "Encontraron varias heridas punzantes en el hospital, el ciervo lo ensartó con sus astas varias veces”, confirmó el portavoz tras el suceso. En el registro de llamadas pudieron comprobar que Alexander llamó a otro miembro de la familia, alrededor de las 8 p.m. para informar de que estaba herido. Ese miembro de la familia alertó al 911, pero Alexander murió por las heridas de camino al hospital. Stephens anunciaba a la prensa que no se planea una autopsia en este momento.

La Comisión de Pesca y Caza envió al menos dos perros el miércoles con la esperanza de rastrear el animal, que se cree que todavía está vivo aunque herido por la zona. La búsqueda estaba programada para continuar el jueves, pero las fuertes lluvias en el área han obstaculizado la tarea. Stephens hizo hincapié ante los medios, que se recomienda a los cazadores que esperen al menos 30 minutos después de disparar porque, incluso si un ciervo parece muerto, existe la posibilidad de que solo esté aturdido.

Aunque esta desgracia no es la primera vez que ocurre. Stephens citó un incidente de 2016 en el que un cazador en el condado de Ashley, en el sur de Arkansas, fue corneado en la pierna después de acercarse a un ciervo que pensó que estaba muerto. “Son extremadamente peligrosos si te acercas a ellos en una situación así. Van a luchar por su instinto de supervivencia y no dudarán en atacar para defenderse si pueden”, añadía Stephens.