Pasar al contenido principal
La Mesa Galega reclama que la caza sea declarada esencial

El medio rural gallego, abandonado en tiempos de pandemia

Agricultores, ganaderos y cazadores de Galicia demandan que la caza sea una actividad indispensable en tiempos de pandemia para contribuir al control de las poblaciones, además de lamentar el abandono que sufre el medio rural.
El medio rural gallego, abandonado en tiempos de pandemia Foto de archivo de un jabalí tras provocar un accidente de tráfico.

La caza es una necesidad en Galicia para colaborar a mantener un rural gallego vivo, la caza no es el capricho de nadie, es la única herramienta social y sostenible para gestionar las poblaciones de especies cinegéticas que, de no hacerlo, supondrían un auténtico caos en Galicia.

En tiempos difíciles, las administraciones de media España han reaccionado y establecido protocolos de actuación para que los cazadores puedan seguir desarrollando su labor de control poblacional de ciertas especies que pueden resultar perjudiciales.

Es indispensable para los Tecores gallegos ejecutar los planes técnicos de caza aprobados por la administración, cumpliendo con los cupos de capturas establecidos para minimizar los daños, tanto en agricultura, en los accidentes de circulación, en la trasmisión de enfermedades, etc.

Según sostiene la Mesa Galega por la caza, “los cazadores no pedimos salir a cazar por vicio, lo hacemos porque la caza es imprescindible y los Tecores gallegos no pueden asumir más gastos en lo que a daños se refiere. Que nadie se olvide que la administración culpabiliza de estos daños por Ley a los cazadores, igual por eso no le interesa pronunciarse en cuanto haya quien pague”.

Exigencia a la administración

Mientras tanto, la administración gallega, desde Sanidad hasta la Presidencia, pasando por la Consellería de Medio Ambiente, que es quien tiene las competencias en la caza, se esconden y dan la callada por respuesta. “Suponemos que esperando a que la pandemia desaparezca por arte de magia”, lamenta la Mesa.

Flaco favor hace una vez más la administración gallega a ese rural, ya de por sí semiabandonado, “y que solo parece interesarles en ciertos momentos siempre próximos a las elecciones”.

A juicio es la entidad, es “lamentable y penoso que nadie se pronuncie, que ninguna Consellería desde la Xunta de Galicia asuma sus responsabilidades de informar y legislar. Denuncian además que “son cómplices de la incertidumbre, la duda y la confusión de más de 30.000 cazadores gallegos”.

La Mesa defiende urgentemente respaldo jurídico y legal mediante la publicación por parte de la Xunta de Galicia de una orden, circular o resolución especificando al colectivo cinegético gallego “cuándo, cómo, dónde y de qué manera se puede practicar la caza en Galicia, y cómo nos afectan las restricciones y los confinamientos para obrar en consecuencia y, por supuesto, con el mayor de los rigores sanitarios”.

“Los cazadores siempre seremos respetuosos, comprometidos y solidarios con la situación sanitaria que estamos atravesando, por eso exigimos respeto por parte de la Administración y que se nos considere como lo que realmente somos: una imprescindible herramienta de gestión de las poblaciones en el medio rural gallego”, defiende finalmente la Mesa Galega por la Caza.