Pasar al contenido principal
SE MULTIPLICAN LOS ATAQUES EN ÁVILA

Los lobos saltan una malla de 1,5 metros y atacan un rebaño de vacas

Los depredadores mataron así el ultimo ternero que tenia apenas 7 días de vida, de la explotación de un joven ganadero abulense, que denuncia la irresponsable inacción de la Junta de Castilla y León.
El ternero matado por los lobos dentro del mallazo. El ternero matado por los lobos dentro del mallazo.

No es el primer ataque que sufre Juan Manuel Berguio en su explotación ganadera, ubicada en El Herradón de Pinares, y eso que el recorrido ha sido corto aún. Este ganadero abulense ha sufrido el segundo ataque de 2020 en el que ha perdido el ultimo ternero que le quedaba, de apenas 7 días de vida y que además, se encontraba dentro de un cercado con una alambrada de 1,5 metros de altura que los lobos han burlado. Berguio se quejaba desesperado y aseguraba que “hay demasiados lobos sueltos y los estamos alimentado los ganaderos”. En menos de un año le han matado 12 animales y otros tantos que han desaparecido, con el agravante de que “si no las encuentras no te las certifican”, lo que se traduce en lo cobrar una indemnización.

Los ataques de lobos al ganado doméstico en la provincia de Avila, se están multiplicando los últimos años, provocando unos daños terribles a la cabaña ganadera abulense, que reclama a las Administraciones algún tipo de solución para un problema que solo parece aumentar. El ultimo ataque ha provocado la reacción del gremio que ha alzado la voz, una vez mas, a través de UPA-Avila, quienes han culpado directamente a la Junta de Castilla y León “por no hacer absolutamente nada tras las denuncias continuas de nuestra organización en los últimos días, sobre la situación que sufren los ganaderos de esta localidad, y en general de la comarca de Pinares”.

Las indemnizaciones irregulares

Berguio afirma que aunque efectivamente, reciban por el ganado certificado una compensación economica, estas ayudas son “ridículas”, ya que no abonan el coste real de lo que supone una pérdida de estas características. “A los ganaderos afectados les pagan un 10% de lo que vale el animal, ya que si te matan una ternera para recría y te pagan entre 450 y 600 euros, no te abonan la vida de ese animal, que podría haberte dado entre 10 y 12 terneros”, criticaba el ganadero afectado.

Desde UPA-ÁVILA han trasladado el hartazgo que existe en el sector ganadero, y denuncia la lamentable campaña de acoso y derribo que sufre el sector productor extensivo de esta provincia. “Es sistemáticamente ninguneado y maltratado por las administraciones, sin valorar las enormes cualidades que desempeña al seguir produciendo alimentos de calidad y asequibles para la sociedad, habitando además los pueblos de zonas especialmente desfavorecidas”, denuncia.