Pasar al contenido principal
en Port Edward, British Columbia (Canadá)

Los lobos han comenzado a atacar personas: la primera víctima, un hombre mayor

A primeros de mes un lobo atacó a una hombre de avanzada edad que tuvo que ser trasladado al hospital donde ha permanecido ingresado hasta ahora. El animal volvió al lugar del ataque hasta 2 veces para “llevarse su presa”.
Los lobos han comenzado a atacar personas en Canadá Un hombre mayor ha sido la primera víctima, por fortuna no mortal.

Los vecinos de Port Edward, en la Columbia Británica (Canadá), han vivido varias semanas de terror. El pasado 3 de junio, un hombre mayor fue atacado por un lobo en una de las calles del municipio. “Los resultados preliminares de la investigación son que el lobo vió la oportunidad y comenzó a atacar a la víctima. El ataque fue de naturaleza depredadora”, explicaba Tracy Walbauer, sargento de la COS de la zona de la costa norte.

"Los movimientos del lobo mostraron acciones depredadoras y no de un animal reaccionando de un encuentro defensivo sorpresa", añadía Walbauer. Los agentes de Vida Silvestre y Medio Ambiente han alertado de que la naturaleza depredadora de los lobos, se ha despertado sobre los humanos: ”La pérdida del miedo natural a los humanos indudablemente llevó al lobo responsable del ataque a progresar a una fase en la que un hombre, se convirtió en su víctima”.

Los gritos del hombre alertaron a los vecinos, que dieron aviso inmediatamente a las autoridades y servicios de emergencia. El lobo regresó a la escena del ataque mientras el personal sanitario atendía a la víctima, después de haberse asustado inicialmente. Una hora después, el depredador volvió de nuevo al lugar del ataque, un comportamiento que puede observarse en la naturaleza, cuando cazan una pieza y vuelven una y otra vez para alimentarse de su cuerpo. 

Un agente buscando rastros de lobo

El zapato del vertedero

Se ha producido una amplia atracción y aclimatación por parte de los lobos a las personas en las áreas de Port Edward y Prince Rupert. Los oficiales de conservación, han observado una extensa actividad de lobos en el vertedero día y noche con alimentación activa. Las redes de senderos utilizadas por los lobos, fueron observadas por oficiales entre Port Edward y el vertedero a una distancia de cuatro kilómetros. Los lobos han sido vistos tanto por trabajadores industriales en el área como por oficiales prácticamente a diario.

Una de las cosas más llamativas que han observado fue el caso del zapato del vertedero. Un zapato viejo que había sido desechado, se convirtió en un juguete para los lobos. Cada noche, los oficiales encontraban el zapato en un lugar diferente con más y más marcas de dientes. Este es solo un ejemplo de cómo los lobos se han vuelto reacios a evitar el olor y la presencia humana, aunque hay otra cosa que los ha atraído especialmente a las ciudades. 

Los gatos callejeros, parte del menú de los lobos

“La abundancia de gatos callejeros está contribuyendo a que los lobos frecuenten áreas residenciales. Los gatos son una presa fácil para los lobos y tanto la alimentación en el vertedero como el suministro abundante de una fuente fácil de alimento con los gatos, ha llevado a una habituación significativa del lobo y son factores que contribuyen al reciente ataque”, enfatizó Walbauer.

El Servicio de Oficiales de Conservación ha recibido avisos durante los últimos 10 días de lobos que se acercan directamente a vehículos a menos de 10 metros y más informes de ataques contra gatos y perros domésticos. Es inevitable pensar si en nuestro país estamos abocados a lo mismo, dada la falta de miedo que empiezan a mostrar en algunas áreas urbanas donde cada día es más frecuente verlos.