Pasar al contenido principal
Según Aproca y la Federación de Caza de Castilla-La Mancha

Una Ley de Caza de carácter social e innovador

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha y la Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y la Conservación del Medio Ambiente (Aproca) han puesto en valor el carácter “social e innovador” de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha.
Aproca_FCC-LM_M Juan de Dios García y Luis Fernando Villanueva, en su comparecencia ante los medios de comunicación.

Además, han asegurado que los grupos ecologistas están ofreciendo informaciones falsas entorno a esta Ley. El presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Juan de Dios García, y el presidente de Aproca Castilla-La Mancha, Luis Fernando Villanueva, en rueda de prensa, quisieron aclarar todos y cada uno de los aspectos por los que los grupos ecologistas han solicitado la paralización del Proyecto de Ley.

Para García y Villanueva, las declaraciones de los grupos ecologistas y la creación de la plataforma en contra de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha “serían respetables si tuvieran un mínimo de veracidad y no tuvieran una clara intención política a pocas fechas de las elecciones regionales”.

También aprovecharon su presencia ante los medios de comunicación para lamentar las declaraciones realizadas hace unos días por el secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, quien comentó que “a partir de mayo, con su posible llegada al Gobierno, hará una ley de acuerdo con el sector y que no responda a los intereses de unos pocos”.

La Federación y Aproca le recordaron al portavoz del PSOE y candidato a la Junta, que todo el sector cinegético regional está de acuerdo con la Ley y que no sólo ha sido estudiada con el mundo de la caza, sino que recoge cerca de 200 alegaciones, muchas de ellas de los propios grupos ecologistas, como lo demuestra el hecho de que “son quince los artículos con los que los cazadores no están de acuerdo, pero que en un ejercicio de responsabilidad han entendido la necesidad de tener una visión global de la Ley”.

Los representantes del sector cinegético salieron al paso en esta comparecencia ante los medios, a las afirmaciones de los ecologistas sobre la Ley, señalando que no es cierto que se permita matar perros y gatos de cualquier persona, y quisieron dejar muy claro que en ni uno solo de los 81 artículos y 17 disposiciones adicionales se menciona una sola vez matar perros o gatos. En su opinión, estas afirmaciones “delatan con claridad las intenciones de ecologistas, que tienen como único fin herir las sensibilidades de los no cazadores”.

García y Villanueva aseguraron que con respecto al cierre de caminos públicos, los ecologistas “nuevamente intentan demagógicamente confundir a la sociedad”, ya que no sólo la Ley no refleja nada al respecto, sino que las competencias en esta materia no las tiene la administración regional, sino los ayuntamientos. Eso sí, la Ley, a petición del sector, dijeron, “incide en la necesidad, en aras de evitar accidentes de caza, de señalizar y avisar de la celebración de una cacería”.

También se refirieron a la última noticia que los ecologistas han filtrado a los medios y que señalaron “es otra clara falsedad”, ya que dicen que la Ley de Caza impone sanciones desde 200.000 hasta 2.000.000 de euros para aquellas personas que molesten la actividad cinegética, con mención clara a los seteros, cicloturistas o senderistas, algo que no es verdad. Los representantes del sector cinegético desmintieron rotundamente esta información, hasta el punto, señalaron, “que la Ley de Caza establece como sanciones más graves hasta un máximo de 30.000 euros, y, en ningún caso, éstas se aplicarían en el caso citado”.

En cuanto a las cuestiones positivas de esta Ley, Juan de Dios García destacó tres temas que hacen de esta Ley una norma con un carácter netamente social. Así, citó la creación de las zonas colectivas de caza que benefician a las sociedades locales de cazadores, la bonificación en tasas a estos cotos y la aclaración de la responsabilidad de los daños a la agricultura que, dijo, “marcan un cambio significativo en el futuro de la caza social en esta región”.

Por otro lado, Luis Fernando Villanueva subrayó el carácter innovador y profesional de esta Ley, así como la creación de los planes de ordenación cinegética y la necesidad de un mayor conocimiento sobre la gestión forestal sostenible, los planes zoosanitarios y las asociaciones de defensa sanitaria que aseguran el control de la sanidad de las especies, destacando asimismo el control de la pureza genética en el desarrollo de esta Ley.

En contraposición, tanto Aproca como la Federación aseguraron que echan de menos en esta Ley “una apuesta más clara para salvar la caza menor en la región, donde algunas especies como la perdiz roja están pasando por un momento crítico”. Asimismo, también fueron críticos con el desarrollo de un régimen sancionador excesivo de la Ley de Conservación de la Naturaleza o la desaparición de las Vías Pecuarias de la superficie de los acotados.

En definitiva, desde Aproca como desde la Federación se ha hecho un llamamiento a la cordura para el correcto desarrollo de una Ley de Caza que, aseguraron, “cumple con las necesidades del sector cinegético y de la conservación del medio natural”.
(Gabinetes de prensa de Aproca y de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha)