Pasar al contenido principal
Los vecinos están atemorizados ante una situación que viven a diario

Los jabalíes siembran el pánico en Las Rozas

Ni mucho menos debería serlo, pero la presencia de jabalíes en entornos urbanos se ha convertido en el pan de cada día. De forma constante, asistimos a sucesos de este tipo en nuestro país.

Si ayer mismo informábamos de cómo los jabalíes tomaban Oviedo, hoy tenemos constancia del enésimo caso de invasión cochinera.

 

Desde hace tiempo, los vecinos del municipio madrileño de Las Rozas viven realmente atemorizados por los suidos, que bien podrían pasar por unos vecinos más de la zona. Así lo refleja Telemadrid en un reportaje que hoy os mostramos.

 

El Cantizal, lugar al que se ha desplazado un reportero, es una de las urbanizaciones más afectadas. Estos animales se pasean con sus crías y destrozan las zonas verdes y jardines, los cuales están literalmente asolados.

 

 

Como se puede ver en las imágenes, los daños se producen en la misma puerta de los chalets y la situación bien podría tildarse como crítica. Los jabalíes, como en tantos lugares de esta autonomía y del resto del país, han tomado las calles.

 

Uno de los residentes entrevistados, Guillermo, reconoce que "se pasa miedo con los jabalíes por aquí andando". Además, afirma sentir temor por el posible contagio de enfermedades a los vecinos o sus mascotas. "No hacen bien a la urbanización", señala el hombre.

 

Hay que sumar el peligro a la hora de transitar con los vehículos por las carreteras del entorno, ya que los jabalíes "duermen y comen donde quieren". Incluso, explica Guillermo, "se echan siestas durante el día". En una ocasión reciente, un jardinero se encontró a varios jabalíes tumbados en una rotonda, lo que no le permitió realizar su trabajo.

 

Otra de las personas entrevistas dice que se topa con los cochinos "prácticamente a diario" y confirma el pánico reinante en la urbanización. También cuenta que algún jabalí se ha cruzado en su camino mientras paseaba a su perro y, a la vez, se ha plantado ante ella "con actitud amenazante".

 

Sin duda, unas imágenes que lo dicen todo y que evidencian un problema más grave de lo que parece en realidad.