Pasar al contenido principal
EN UNA URBANIZACIÓN CERCADA POR COMPLETO

Un jabalí ataca a la Policía tras colarse en una zona de viviendas

El animal estaba escondido entre los matorrales y fue descubierto por un vecino, cuando su perro comenzó a ladrar y al llegar los gendarmes al lugar, fueron atacados por el animal y tuvieron incluso que trepar una barandilla.

Emmanuel, uno de los vecinos de la residencia Les Ondines, en Sainte-Marie-la-Mer, ubicada en los Pirineos Orientales, tuvo el pasado domingo 19 de enero un encontronazo con un jabalí entre las mismísimas casas. El hombre volvía de pasear a su perro, cuando este se paró y comenzó a ladrar sin cesar a uno de los setos que rodean las viviendas. “Pensé que era un gato”, contaba el hombre a los medios de prensa locales que se hicieron eco del suceso. 

Pero pronto se dio cuenta de que no era un gato ya que nervioso por los ladridos del perro, el jabalí emergió de los matorrales a toda carrera. Sorprendido, Emmanuel volvió asustado a su casa, “solo para proteger a mi perro”. Luego, decidió volver al lugar armado con una estaca y una pequeña cámara para filmar al intruso. Una vez que consiguió grabarle, advirtió a la gendarmería de la presencia del animal entre las casas, quien envió a dos agentes y un teniente en el acto.

El jabalí a la carga contra los gendarmes

Según el diario Saint-Marinois, el jabalí finalmente reapareció y atacó a los agentes de la Gendarmería, lo que obligaría a los gendarmes a trepar por una barandilla para ponerse a salvo, mientras el jabalí intentaba esconderse de nuevo entre los arbustos. Al perder de vista al ejemplar, los policías dieron aviso a todos los vecinos de que se refugiaran en sus casas hasta que la situación estuviera controlada y se pusieron a rastrear al animal.

 

Dado que se trata de una urbanización cerrada y en teoría bien protegida, los agentes comenzaron a batir la zona para buscar al animal pero los residentes no escucharon ningún disparo en el proceso y la alerta pasó, por lo que suponen que finalmente el jabalí encontró el agujero en la cerca por donde había entrado y volvió al monte por si mismo.