Pasar al contenido principal
una enfermedad altamente contagiosa que mata en silencio a nuestra fauna

Graban un zorro en un estado lamentable por la sarna

El animal ha perdido casi todo el pelo en la mitad trasera del cuerpo y a juzgar por el avance de la enfermedad, no tardará mucho en morir agónicamente.
Graban un zorro en un estado lamentable por la sarna

El animal fue grabado por Alex Urendez desde su vehículo en el borde de una carretera, a escasos metros de distancia. En las imágenes, se puede observar perfectamente su lamentable estado de salud. Consumido y en los huesos, sin pelo desde la caja torácica hasta la punta del rabo, el zorro da signos indudables de padecer sarna en estado avanzado. 

Una enfermedad que sin duda, como ocurre con todos los ejemplares que la contraen en estado salvaje, acabará con la vida del animal en una lenta agonía, para después seguir contagiando a todos los animales que entren en contacto con el zorro o que pasen por donde el pasó. Porque esa es la realidad de la sarna sarcóptica, una enfermedad cutánea parasitaria muy contagiosa causada por el ácaro Sarcoptes scabiei var canis.  

La enfermedad de la muerte silenciosa

El ácaro sobrevive 2 o 3 días en el medio ambiente, aunque el contagio se puede dar por contacto con ambientes, plantas o árboles contaminados, la transmisión de la enfermedad suele ser por contacto directo con otros animales enfermos. Los animales que se contagian con el ácaro Sarcoptes, tienen además que lidiar con una larga y lenta agonía hasta que la enfermedad termina con sus vidas. Cuando el parásito llega a la piel del animal, la excava y deposita los huevos, que pasadas 2 o 3 semanas, los huevos eclosionan causando un intenso prurito por una reacción alérgica al parásito

Con el rascado, el parásito se expande por todo el cuerpo. El prurito afecta al día a día de los animales; dejan de comer, no pueden descansar o dormir, evitan el paseo y acaban con la carne pudriéndose en el cuerpo debilitando cada día más al animal, hasta que no se puede mover y perece agonizando. Pero su cuerpo, seguirá contaminando el ambiente y contagiando a otros animales.