Pasar al contenido principal
CON EL RIESGO QUE SUPONE PARA EL CONTAGIO DE TUBERCULOSIS

Graban un jabalí hozando dentro de un corral de vacas

El ejemplar es sorprendido cuando se lo está pasando de lo lindo, hozando entre las vacas e incluso empujando a topetazos a las más curiosas, que se acercan a ver quién es su nuevo compañero.
El jabalí hozando junto a la vaca, que se acerca curiosa. El jabalí hozando junto a la vaca, que se acerca curiosa.

Los animales salvajes continúan completamente ajenos a la cuarenta y al confinamiento obligatorio fruto del estado de alarma. Para ellos, la reducción de todas las actividades humanas y la escasa presencia de personas por todas partes, se han convertido en una carta blanca para hacer lo que les viene en gana y donde les viene en gana. 

Los jabalíes son precisamente a los que más se está viendo por calles y cultivos, pero que ahora también se dejan caer por explotaciones ganaderas. En el vídeo a continuación, grabado estos días en Zarautz en una txakolinera de nombre Rezabal, en País Vasco, se puede ver como el animal lejos de tener ninguna preocupación ante la presencia del vehículo y sus ocupantes, sigue afanado hozando dentro del recinto de las vacas. 

La amenaza de la tuberculosis 

Una de ellas, con la curiosidad propia de la especie, se acerca a oler al misterioso intruso y este la recibe a topetazos. Lejos de ser una simple escena anecdótica, la realidad es que este tipo de contactos entre el ganado vacuno y los jabalíes, son un riesgo tremendo para el contagio de enfermedades por parte de la especie silvestre a la doméstica. hemos hablado con José Luis Arroyo Cid, veterinario de ganado y cinegético, quien los asegura que “la tuberculosis, es un motivo de preocupación en el sector agrario, una enfermedad que los jabalíes transmiten al ganado cada vez con mayor frecuencia”. 

El contagio se produce fruto de “la interacción entre el ganado y las especies silvestres”, como ocurre en el vídeo. “El riesgo es muy elevado ya que la vía de contagio entre ellos se produce por compartir zonas de campeo o puntos de bebida y comida”, nos explica José Luis, que hace hincapié en que además el contagio es muy fácil ya que “se produce por vía respiratoria y vía aerógena, con el agravante de que las pérdidas económicas que esto supone para un ganadero son muy elevadas, ya que la tuberculosis en ganado es una enfermedad de declaración obligatoria y posterior sacrificio del animal”.