Pasar al contenido principal
a su paso por Soraluze, País Vasco

Graban un corzo atrapado en la corriente del río Deba

El animal debió bajar al agua en el curso del río por una zona de monte, y arrastrado por la corriente, se ve atrapado entre las dos grandes paredes de piedra que flanquean su paso por el municipio vasco.
El corzo en el río Deba, arrastrado por la corriente. El corzo en el río Deba, arrastrado por la corriente.

Los canales de riego o las canalizaciones de los ríos, son una trampa mortal para la gran mayoría de animales que caen en ellos. Los más afortunados consiguen ser localizados a tiempo y rescatados por las autoridades como el Seprona, o por voluntarios que ponen todo su empeño en sacarles de allí. Los menos afortunados, acaban pereciendo en esas “tumbas de agua” que a tantos se llevan cada año. 

Este corzo, seguramente pudo tener un final feliz y salvar el pellejo aunque pasa momentos realmente angustiosos. Flanqueado por murallones de piedra de varios metros de altura, el río Deba transcurre a su paso por Soraluze - Placencia de las Armas, un municipio de la provincia de Guipúzcoa, País Vasco. Sus aguas, aunque no muy profundas, si cargan con fuerza contra las rocas y llevan corriente abajo todo lo que en ellas caiga: como por ejemplo, el corzo del vídeo.

Todo apunta a que el animal, se sumergió o cayó accidentalmente a las aguas del Deba en un tramo cuyas orillas eran naturales, y que arrastrado por la corriente llegó hasta Soraluze sin poder salir. Por fortuna parece tocar el fondo prácticamente en todo momento, por lo que el riesgo de ahogo disminuye notablemente y viendo la velocidad a la que desciende por el río, empujado por la corriente, pronto superaría el tramo flanqueado por murallas y podría salir por alguna orilla.