Pasar al contenido principal
y pone en jaque a los tiradores olímpicos españoles

El Gobierno modifica el Reglamento de Armas “a traición” contra los cazadores

Quedan prohibidas las armas automáticas convertidas a semiautomáticas, los propietarios de cargadores de capacidad mayor a la permitida tendrán que entregarlos y quedan prohibidas las subastas de armas.
El Gobierno modifica el reglamento de Armas “a traición” contra los cazadores Imagen de archivo.

“Un decretazo liberticida impropio de un país que presume de ser democrático”, es la calificación empleada por la Asociación Nacional de Armas de España (ANARMA) para referirse a las modificaciones establecidas por el Gobierno sobre el Reglamento de Armas, mediante el real decreto publicado en el BOE en la jornada del martes. 

Tras meses esperando noticias sobre el Reglamento, durante la jornada de este martes se hacía pública la aprobación de un nuevo reglamento de armas en último Consejo de Ministros, supuestamente con el objetivo de adaptarse a la Directiva de Armas Europea. Pero lo cierto “solo puede calificarse de ser otro auténtico BODRIO, pergeñado por un pequeño grupo de funcionarios de la Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE) que parecen considerar a la ciudadanía legalmente armada presuntos delincuentes”, tal y como exponen desde ANARMA. Las principales modificaciones que afectarían de lleno a los cazadores serían:

La prohibición de las armas automáticas convertidas  semiautomáticas

Estas armas quedan prohibidas a partir de la entrada en vigor de este nuevo reglamento. Las más conocidas son nuestros CETMEs, pero hay otras, como pueden ser los FAL de origen austriaco, VALMET M-76, etc. En el apartado de disposiciones transitorias se garantiza su posesión mientras no sean enajenadas. Ahora bien, esto significa que no podremos vender ni comprar nuevas armas de este tipo y que las perderemos definitivamente si perdemos en algún momento la licencia, por supuesto nuestros herederos se despiden de ellas.

La Directiva e Armas Europea contempla la exención deportiva o de coleccionismo para estas armas, la ICAE ha decidido ignorar la misma. En pleno auge de modalidades deportivas como las Precision Rifle Series (PRS) con División Gas Bolt, se coarta el acceso a nuevos deportistas donde estas armas son un escalón de entrada económico. Amén del genocidio de patrimonio cultural que va a suponer para aquellos coleccionistas o nostálgicos de este tipo de armas.

 

Prohibición de cargadores

Es paradójico que el actual campeón del mundo de la división OPEN de IPSC sea español, posiblemente nunca más lo vuelva a ser, porque llevará menos cartuchos en su cargador que sus competidores. Lo mismo podemos decir del IPSC escopeta o fusil, donde nuestros deportistas competirán en inferioridad de condiciones, porque sorprendentemente parece que un funcionario de la ICAE no le gusta que nuestra bandera ondee en el pódium de los vencedores, haciendo marca España. Decisiones como esta, a veces nos hacen dudar que el ICAE sea un organismo ESPAÑOL.

Por otra parte, se insta a los poseedores de cargadores de capacidad mayor a la permitida, 10 cartuchos para arma larga y 20 para arma corta, a entregarlos en su intervención de armas en un plazo máximo de TRES meses a partir de la entrada en vigor del nuevo reglamento. Sin compensación económica alguna, unos accesorios cuyo precio medio podemos situar en los 60 € y hablamos de cientos de miles. La predecible consecuencia de todo esto, como ya advertimos a la ICAE en varios escritos, será la aparición de un nuevo mercado negro de cargadores.

Por otra parte, como ya avisamos, proporciona una fabulosa herramienta de ataque contra los legales poseedores de armas de nuestro país. Ya que bastará que un antiarmas de cualquier pelaje, deje un cargador en las proximidades de un tirador o cazador para que esta pierda la licencia de por vida, además de una multa al respecto. Una norma que penaliza a los amantes de las armas de forma brutal, pero que por el contrario solo puede suponer una multa a aquellos que no tengan licencia de armas.

 

Fin de las subastas de armas

Se anulan las subastas de armas y se da un plazo de un año para que las armas depositadas en las intervenciones sean transferidas a un usuario o armería con la pertinente licencia. A partir del año se enviarán a destrucción. Solo saldrán a subasta aquellas armas que posean la condición que tengan un valor acreditado como patrimonio histórico de conformidad con la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico. Es obvio que van a ser realmente muy pocas, por los trámites burocráticos que suponen obtener tal reconocimiento.

En la Directiva de Armas Europea se habla profusamente de coleccionismo, en España desde el 2011 prácticamente ha desaparecido el coleccionismo de armas. Desde ANARMA llevamos varios meses recabando el apoyo de diferentes asociaciones y organismos internacionales para el desarrollo de una autorización del coleccionista.

Tanto ICOMAM (comité de museos internacionales militares), como FESAC e incluso la Subdirección del Patrimonio Cultural del propio Ministerio de Defensa de nuestro país se han posicionado a favor. La respuesta de la ICAE a sus cartas ha sido la callada por respuesta. Había una gran oportunidad de salvar el patrimonio de miles de coleccionistas de nuestro país aprovechando la trasposición de la Directiva, pero la ICAE ha vuelto a sentenciar a la desaparición a miles de piezas de alto valor histórico. Es inconcebible que desde un país que se hace llamar moderno y democrático, haya instituciones que con su inacción condenen nuestro patrimonio cultural.

 

Recreación histórica y rodajes de cine

La recreación histórica se cita por primera vez en nuestro Reglamento de Armas, pero desgraciadamente para prácticamente imposibilitarlo. Otra actividad de los aficionados a las armas que se ve seriamente perjudicado, ya que una de las modificaciones sustanciales del Reglamento, consiste básicamente en eliminar del mercado las armas acústicas y salvas sometiéndolas a todos los controles que rigen para las armas de fuego. Algo por otra parte, complementado con el nuevo ataque a las armas inutilizadas, que citábamos en el apartado anterior.

Hasta ahora era posible utilizar armas en tiro en recreaciones históricas y rodajes de cine, utilizando munición de fogueo, con el nuevo reglamento eso es ahora IMPOSIBLE. De hecho, hasta hace relativamente poco, se recomendaba este modelo de guiar armas para rodajes y recreación. La consecuencia es un daño inconmensurable a la industria de los efectos especiales, que se traducirá en un grave perjuicio económico no solo para las empresas del sector y pérdida de puestos de trabajo, sino para otros sectores. Ya que España tiene un nombre importante como destino de rodajes de producciones internacionales. En un contexto de crisis económica brutal como el actual, esto supone un auténtico mazazo para numerosas empresas, algo que no parece preocuparle al ICAE.

 

Seguridad

Se cita la obligatoriedad del almacenamiento seguro de municiones bajo llave, separado de las armas. Aunque no se habla de caja de seguridad alguna para tal fin, no tememos que esto acabe en la necesidad de comprar otro armero.

Estos son los aspectos más dramáticos del reglamento de armas, desde el punto de vista de los usuarios, aunque como decíamos hay numerosos detalles que iremos desgranando en los próximos días. Así mismo empezaremos a diseñar las acciones políticas y de movilización ciudadana que consideremos más eficaces para hacer valer nuestros derechos y evitar este nuevo atropello a nuestras libertades.