Pasar al contenido principal
y los cazadores podrán apuntarse voluntariamente a su caza

Los ganaderos alemanes podrán abatir lobos por daños

Alemania ha modificado su Ley Federal de Conservación de la Naturaleza, para autorizar a los ganaderos que sufran daños por lobos, a abatir estos depredadores para recudir los ataques.
El Gobierno aprueba ayudas para que los ganaderos implanten medidas de seguridad como cercas. El Gobierno aprueba ayudas para que los ganaderos implanten medidas de seguridad como cercas.

Los lobos han vuelto a poblar Alemania, en una escalada progresiva durante los últimos años, hasta tener una población estable y sana que igual que ocurre en España, en muchas zonas rurales atormenta a los ganaderos. El Gobierno del país, consciente de que la situación está provocando pérdidas millonarias, ha decidido modificar su Ley para revertir las pérdidas de los ganaderos por los ataques de este depredador. 

La ministra alemana de Agricultura, considera que el regreso de los lobos es todo un éxito en materia de conservación, pero desde el Gobierno son conscientes de que la presencia de estos depredadores en algunas zonas, está causando auténticos estragos en las ganaderías y que está poniendo en peligro la ganadería extensiva incluso. La ministra ha llegado incluso a manifestar, que la excesiva presencia de los lobos y su creciente costumbre a alimentarse de reses domésticas, pone en peligro la integridad de los pastores

Los cazadores podrán participar voluntariamente

Hasta ahora, la Ley solo permitía a los ganaderos disparar a un ejemplar de lobo, “si el pastor de los animales se sentía amenazado”, pero con la nueva modificación en su Ley Federal de Conservación de la Naturaleza, ahora podrán disparar a ejemplares que no sean directamente responsables de los ataques, para reducir su población. Esta modificación prohibe expresamente la atracción de lobos y su alimentación, para evitar que le pierdan el miedo al ser humano y podrá ser castigado como delito.

Además se han aprobado medidas de ayuda a los ganaderos, como financiación para cercados y perros pastores, reconociendo el papel de los cazadores y establecen disposiciones para su participación voluntaria en la caza de control y gestión de la especie.