Pasar al contenido principal
De forma excepcional y con autorización expresa

Galicia solo permite la caza por daños agrícolas, accidentes y emergencia sanitaria

La Xunta de Galicia ha emitido un decreto donde se ratifica la prohibición de la caza y, excepcionalmente, se permite el control por daños, por accidentes de tráfico y en caso de emergencia sanitaria debido a la peste porcina africana.
caza galicia jabalíes Para establecer controles, será necesaria una autorización expresa de la Xunta.

Con la confirmación del Estado de Alarma, el territorio nacional se lanzó a restringir todas aquellas actividades que no fueran de primera necesidad, entre ellas, la caza. Así ha quedado ratificado en esa autonomía a través de un decreto, donde se prohíbe toda actividad cinegética. Posteriormente, publicó en el Diario Oficial de Galicia algunas excepciones, propiciadas en gran parte por las peticiones del colectivo agrario y ganadero.

Según se especifica en el texto publicado el pasado 22 de marzo, se trata de “autorizaciones excepcionales por razones de prevención de los accidentes de tráfico, daños a la agricultura o a la ganadería y riesgos en sanidad animal (prevención de la entrada de la peste porcina africana), ocasionados por especies cinegéticas”.

En ninguno de los casos se permiten modalidades colectivas o individuales, así como lúdicas o deportivas. Las acciones de control que recoge el decreto deberán ser ejecutadas por un solo cazador en tres únicos supuestos.

  • Con ocasión de graves daños generalizados a la agricultura o a la ganadería
  • A consecuencia de accidentes graves de tráfico reiterados en un mismo punto kilométrico
  • En el supuesto de graves riesgos en sanidad animal (prevención de la entrada de la peste porcina africana)

Además, siempre será necesario que las jefaturas territoriales de la Consellería de Medio Ambiente Territorio y Vivienda comprueben previamente los riesgos, contingencias o el grado de inseguridad. Es decir, en cada caso, será necesaria una autorización previa por parte de la Administración, y en ningún caso se puede ejercer la actividad libremente.

Los anticaza manipulan la realidad

Estas medidas, han sido aprovechadas por los anticaza para atacar a los cazadores. Desde diversos medios afines al animalismo, así como desde las propias entidades radicales, se ha difundido el mensaje de que la caza se libra del veto del Estado de Alarma. Por ejemplo, la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo (ASCEL) considera que las excepciones suponen un "incumplimiento del estado de emergencia".

Pero la realidad es bien distinta, a pesar de que el mensaje manipulado de los animalistas haya calado más de la cuenta. Y que los anticaza dan a entender que la caza se puede ejercer en Galicia con total normalidad, cuando siempre será bajo la autorización expresa de la Xunta y después de comprobar la gravedad de los daños agrícolas, personales o sanitarios.

Un "servicio público"

Ante cualquier duda que pueda surgir, Francisco Chan, de la Mesa Galega por la Caza, aclara que no se trata de una acción cinegética puramente dicha, sino de “servicio público”. Y es que como él mismo nos explica, este decreto está supeditado en todo momento al Estado de Alarma actual.

Remarca que, en muchos lugares, el sector agrario está expuesto y se hace necesario ese control. Asimismo, para llevar a cabo estos controles hay que establecer los protocolos necesarios a través de los ganaderos. En cuanto a las modalidades permitidas, explica que solo son las de emergencia mediante esperas, y que si tienen que trasladarse varios cazadores deberán hacerlo cada uno en su vehículo.

caza galicia

Chan también cree que se van a reducir los daños con la prohibición expresa de la caza, ya que algunas modalidades y acciones de entrenamiento, liberarán a los jabalíes de la presión y optarán por no moverse tanto. En cambio, es más crítico con el supuesto de la peste porcina. El representante de la Mesa cree que este punto es una “excusa”, ya que la PPA se transmite en granjas o llega a través de viajes de personas. Chan considera que, en este caso, no se están tomando precauciones ni aplicando los protocolos sanitarios necesarios.

Por su parte, Senén Ramos, miembro de la cuadrilla Monteros Ribeira Sacra, se muestra favorable a esta medida. A su juicio, gran parte del revuelo se debe a que, cuando la excepción fue publicada por la Xunta, los animalistas trataron este hecho “de forma torticera y engañosa a través de comunicados, denuncias y RRSS”.

Ramos también explica que se trata de una petición de colectivo agrarios, cuyas actividades son consideradas en este momento de primera necesidad. “La presión ejercida por sindicatos y organizaciones agrarias y ganaderas está bien respondida por la Consellería y creo que es bueno que, con las comprobaciones oportunas, se autorice el control en casos flagrantes de daños a bienes o personas”, defiende el montero gallego.

La caza no es el problema, sino la solución

Francisco Couselo es vicepresidente de la Federación de Caza de Pontevedra y también se muestra favorable con la decisión de la Xunta, “puesto que los cazadores estamos siempre dispuestos a colaborar con los agricultores y ganaderos, defendiendo al mundo rural”.

El representante aclara que estamos hablando de unas medidas excepcionales, donde los causantes de los daños pueden ser los jabalíes o los lobos. Por consiguiente, para conceder la autorización, tienen que estar los daños debidamente constatados por la guardería de Medio Ambiente y posteriormente autorizados por las Jefaturas Territoriales de la Consellería de Medio Ambiente, siendo necesaria dicha autorización para cada caso y a un solo cazador, siendo la modalidad de caza en espera, la más idónea.

“No cabe la menor duda que cualquier cazador se quedaría más cómodamente en su casa y acatando la cuarentena, pero en caso de necesidad y para ayudar al mundo rural, somos los primeros en dar un paso al frente”, puntualiza Couselo.

Por último, remarca que "la caza no es el problema, al contrario, forma parte de la solución o al menos, intenta mitigar los daños ocasionados por la fauna salvaje".