Pasar al contenido principal
ASEGURANDO QUE ES "EL ARTE DE SACAR PASTA DE DONDE SEA"

Frank Cuesta, satisfecho de sus documentales sobre caza, vuelve a atizar al animalismo

En una entrevista concedida al diario ABC, Frank Cuesta habla sin pelos en la lengua del animalismo y su “arte de sacar pasta de donde sea”, así como del adoctrinamiento a los menores que se está haciendo en la sociedad.
Frank Cuesta en una sensacional entrevista habla del animalismo, los movimientos radicales y los ataques organizados de estos colectivos. Frank Cuesta en una sensacional entrevista habla del animalismo, los movimientos radicales y los ataques organizados de estos colectivos.

Sin anestesia, sin complejos, sin temor a la crítica, pero con una dosis de realidad que a muchos les es imposible digerir y las ideas muy claras. Así se expresaba Frank Cuesta (o más conocido como Frank de la jungla), en una entrevista publicada por el diario ABC, antes del estreno de su última serie “Wild Frank por dentro”, en la que a través de cinco capítulos el herpetólogo enseñará como se graba su programa detrás de las cámaras en la selva tailandesa.

No es la primera vez que Frank habla del animalismo y los movimientos urbanitas en “defensa de los animales”, poniendo los puntos sobre las íes. Y es que precisamente por haber desenmascarado en muchas ocasiones la verdadera cara de estos movimientos, se ha convertido en objeto de críticas y personaje odiado por todos esos fanatismos que abanderan el discurso de salvar la naturaleza. 

Es difícil olvidar además como de forma organizada y masiva, es decir en su modus operandi habitual, Frank recibió miles de mensajes de odio tras publicarse sus documentales sobre la caza y la tauromaquia. Frank lo tiene claro y el problema es que “se está adoctrinando a la juventud y humanizando a los animales de una manera injusta para ellos. A través del «mascotismo» se intenta comparar la naturaleza con la vida salvaje y, en realidad, son dos cosas que no tienen nada que ver. Para entender la naturaleza hay que estar dentro de ella, vivirla, sentirla…"

Animalismo, el arte de sacar pasta de donde sea

Preguntado sobre su opinión al respecto del vídeo viral en el que dos activistas hablaban de la violación de las gallinas por los gallos, lejos de la risa, Frank respondió con profunda preocupación. 

Aquello se tomó a broma, pero es el reflejo de lo que se está moviendo dentro del llamado animalismo. En realidad, el animalismo se debería denominar mascotismo, subvencionismo, arte de sacar la pasta de donde sea. Por ejemplo, no me creo que el veganismo sea el futuro, pero entiendo que los veganos, a su manera, intentan ayudar al mundo. Cada uno puede contribuir a la causa como quiera, pero no comprendo los extremismos, o gente que me critica por comer carne. Creo que el problema es que hay una falta evidente de criterio y conocimiento del sistema”.

Una lección de sentido común

Tras la publicación de sus programas sobre caza y toros, llovieron las críticas y los ataques organizados al herpetólogo, que ha dejado claro que aunque “aquello se fue de madre”, no se arrepiente de haberlos hecho. Aclara además dando una tremenda lección de sentido común que “a mí no me gustan los toros, pero no tengo el derecho a pedir su prohibición”. 

Y se explica alto y claro: Los toros no son solamente el torero, hay muchas empresas involucradas, mucha gente trabajando. Sería preciso buscar soluciones como, por ejemplo, que cada vez haya menos sufrimiento para el animal. Se van a seguir comiendo animales, ya sea matándolos en un matadero, en la plaza de toros... El mundo es así. Hemos pasado de ser nómadas, cazadores, a cultivar, a tener ganado... Hay cazadores malos, cazadores buenos... de todo, pero volvemos a lo mismo. Veo que mucha gente anónima está intentando salvar la naturaleza jugándose la vida por salvar rapaces, lobos... y que luego vengan cuatro tíos hablando muy bonito y convenzan a la gente de que las gallinas son violadas... me cabrea, porque mucha gente anónima trabaja por esta causa”.

Mensaje que muchos cazadores deberían aplicarse

En estos tiempos convulsos donde los ataques en redes sociales quedan impunes, Frank tiene un mensaje que muchos cazadores podrían aplicarse en sus carnes, cuando sean objeto de críticas por su afición a la caza. “Dentro de las redes sociales hay 3.000 o 4.000 gilipollas que no tienen nada que hacer, que me critican a mí como podrían criticar a cualquier otro. A veces sí me planteo desconectar un poco, pero no puedo hacer que unos cuantos tontos me hagan borrar mis redes sociales. De vez en cuando hay oleadas de gente que te ataca y tienes que afrontarlo. Supongo que en algún momento habrá una especie de protección, alguna forma de salvaguardar el derecho al honor pero, hasta entonces, habrá que aguantarse.