Pasar al contenido principal
Regresa a DMAX con un especial donde acude como observador a un safari de jirafa

Frank Cuesta participa en una cacería y afirma que “los rinocerontes en África se están salvando gracias a la caza”

Sigue sin ser santo de la devoción del colectivo cazador, pero después de la sentida carta que dirigió a Mel Capitán tras su suicidio y algunos vídeos virales donde ha criticado duramente a los animalistas, el rechazo a Frank Cuesta ha disminuido algo.

Pues bien, a modo de especial que forma parte del inicio de la nueva temporada de ‘Wild Frank’, el próximo domingo, en DMAX, será emitido un programa donde el controvertido presentador y herpetólogo Frank Cuesta participa como observador en un safari en Sudáfrica donde se abate una jirafa.

A propósito de este documental o reportaje, para el que Cuesta fue invitado (por el cazador Stephen Palos y el PH y organizador del safari Chris Wilken) y aceptó acudir en calidad de testigo, en una rueda de prensa celebrada en Madrid el pasado 31 de octubre, el protagonista de ‘Wild Frank’, según recogen la agencia Europa Press y algunos medios digitales, dejó algunas frases y titulares que merecen la pena leerse con atención:

  • "Me planteo por qué me he metido en esto, pero la mejor manera de tomar una posición en tu vida es conocer las dos partes. Es necesario".
  • “La caza se puede entender desde dos puntos de vista, por divertimento o por cinegética. Hay lugares del mundo en los que los animales cada vez tienen menos espacio y deben ser controlados para que no desaparezcan todos. El problema más grande no son los cazadores, es esta falta de espacio, nos guste o no. Odio tener que decirlo, pero los rinocerontes en África se están salvando gracias a la caza, ¡ojo!, solo los que se cazan en sitios controlados, como al que fuimos. Otra cosa es que un señor se siente en un trono y meta doscientos tiros a todos los animales que pasen por delante”.
  • “No fue una experiencia bonita, fuera de cámara apenas hablaba con ellos. Ni siquiera querían que grabáramos el disparo a la jirafa, pero lo conseguimos. Ellos estaban muy tranquilos, incluso cuando luego le dieron el tiro de gracia a ese bicho, tan grande como es”.
  • “Seguro que va a haber jaleo y voy a pelear por dar mis razones de por qué lo grabamos. Que cada uno elija si le gusta o no le gusta. No vamos a poner a estos tipos como los mejores del mundo, ni como los peores. Esto funciona así, mientras estamos hablando han caído otros 30 animales en África”.
  • “Hay mucha hipocresía; a mí siempre me dicen: 'salvas muchos animales y luego te los comes'. No eres bueno o malo porque comas pescado o una vaca, el tema es que el mundo tiene que tener un balance y nosotros somos omnívoros. Yo he tenido mi etapa de vegano, pero si nos hacemos todos veganos y dejamos de matar animales para comer, muchos de ellos desaparecerían. Por no hablar del tema de la deforestación para plantar. La gente normal no lo piensa, va al bar y se toma una tapa de chorizo... Hay mucha gente que defiende la naturaleza desde el ordenador y luego no mueve el culo para ir a limpiar una perrera o salvar a un perro, ni siquiera tienen los huevos de donar un dinerito. El animalismo está prostituido”.