Pasar al contenido principal
Que tuvo lugar en Villaescusa (Cantabria)

La FOP, sobre el ataque del oso pardo

Desde la FOP destacamos no tener que lamentar un desenlace fatal, aunque las heridas han sido graves –un desgarro en el brazo con rotura de huesos, que ha sido operado en el Hospital de Valdecilla- y cabe suponer que el herido tendrá un susto enorme.
Ataque_FOP_M Imagen de Monte Endino, donde se produjo el ataque.

Con éste son cinco los casos de ataques de oso producidos en la Cordillera Cantábrica que la Fundación Oso Pardo (FOP) ha registrado en las dos últimas décadas. Los otros incidentes sucedieron en diciembre de 1999, mayo de 2004, abril de 2007 y septiembre de 2012; curiosamente todos ellos en la subpoblación oriental, que es donde menos ejemplares de osos hay.

Tres de los sucesos se produjeron con animales solitarios, otro sucedió en un episodio de celo, mientras que en este último parece ser que había un solo oso, según manifestó el herido, aunque estamos a la espera de tener más información.

En todos los casos, incluido este último, el incidente tuvo el mismo perfil: una carga rápida de un oso que se siente amenazado por la proximidad de personas. Con un claro carácter defensivo, el oso ataca a la persona, sin ensañamiento y con el único objetivo de enfrentar la amenaza para huir inmediatamente. Seguramente debido a esto, aunque las personas atacadas sufrieron heridas más o menos importantes, no hubo consecuencias fatales.

(Texto y fotos: FOP)