Pasar al contenido principal
los Servicios de Emergencias no pudieron hacer nada por su vida

Fallecen dos cazadores por disparos accidentales en Girona y en Barcelona

Uno de ellos recibió un disparo accidental durante una batida de jabalí en un coto de Massanes, el otro falleció cuando por causas desconocidas, se le disparó el rifle que llevaba en su vehículo.
Los Mossos investigan ambos sucesos, pero todo apunta a que se trata de dos disparos accidentales. Los Mossos investigan ambos sucesos, pero todo apunta a que se trata de dos disparos accidentales.

El final de temporada ha estado marcado por la tragedia, con el fallecimiento de dos cazadores este pasado domingo 23 de febrero. Las primeras hipótesis apuntan a que se trata de dos disparos accidentales, pero como es rutinario en estos casos, los Mossos d’Esquadra y los Agentes Rurales investigan como habrían sucedido los hechos. Uno de ellos perdió la vida por un disparo de un compañero, mientras participaban en una batida al jabalí en Girona. El segundo, falleció al dispararse su rifle que llevaba dentro del vehículo. 

La primera víctima, Joaquim S.M., un hombre de 65 años y vecino de Massanes, recibió un disparo accidental sobre las 12:30 horas, cuando uno de los perros comenzó a ladrar fijamente entre unos arbustos, donde estaba encamado el jabalí. Varios compañeros de la batida acudieron al lugar al escuchar los ladridos y en ese momento, fue cuando se produjo el incidente. Las fuentes de información han señalado que podrían no haber cumplido con las normas básicas de seguridad a la hora de moverse del puesto. 

Al parecer, uno de los cazadores disparó hasta en tres ocasiones, en dos de las cuales habría fallado, y el tercer disparo habría impactado contra el jabalí, lo habría traspasado y habría ido a impactar en la cabeza de la víctima. La policía investiga ahora si la bala rebotó o si la víctima se puso en la trayectoria de tiro de su compañero. El cazador quedó herido de gravedad y fue trasladado en helicóptero por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) al Hospital Josep Trueta de Girona, pero las fuentes afirman que a su llegada al hospital ya había fallecido.

La otra víctima, un hombre de 63 años y vecino de Tavertet, iba a participar en una batida al jabalí también, pero no llegó a hacerlo ya que su propio rifle, se le disparó dentro del vehículo. El hombre llevaba el arma cargada -algo que está completamente prohibido precisamente por el peligro que entraña-, y por causas desconocidas, que los Mossos están investigando, el arma se disparó y terminó con la vida de su propietario. Un testigo avisó a los Servicios de Emergencias, pero no pudieron hacer nada por su vida.