Pasar al contenido principal
PONIENDO EN RIESGO LA SANIDAD PÚBLICA

Escándalo: un refugio animalista intenta devolver al monte un jabalí infectado de 'Aujeszky'

De la creadora de "castrar a un corzo y luego operarle para quitarle la peluca", o "coger un corcino que murió a los pocos días", ahora llega la historia de "Bartolo, un jabalí con la enfermedad de Aujeszky que intentó devolver al monte".
'Bartolo', el jabalí infectado con la enfermedad de Aujeszky. 'Bartolo', el jabalí infectado con la enfermedad de Aujeszky.

El santuario animalista WildForest, dedicado a la recogida de animales -principalmente de especies salvajes-, para su cuidado y “reintroducción” al medio natural, ha vuelto a protagonizar un escándalo que esta vez no se queda solo en un burdo ataque a los cazadores basado en las mentiras, sino que atenta contra la salud pública directamente. Ha sido la página de Facebook ‘El Guarda Smith. Diario de un Guarda de caza’, la encargada de compartir la historia para denunciar las barbaries de este santuario, que ya ha sido protagonista en otras ocasiones de escándalos realmente graves.

‘Bartolo’, es (o más bien era), el protagonista de la historia: un jabalí macho infectado con la enfermedad de Aujeszky o seudorabia. Una enfermedad rápida, letal y que no tiene cura, que a primeros de febrero ha provocado la muerte de numerosos perros de caza en Navarra, que la contrajeron al morder un jabalí que había sido abatido durante una batida. El animal, que vivía en el santuario compartiendo espacio con una hembra de cerdo vietnamita, (algo sobre lo que profundizaremos más adelante, ya que su regente se permitió el lujo de culpar a los cazadores de cruzar ambas especies para “cazar más”), debía ser sacrificado inmediatamente por orden de la Generalidad de Cataluña, ya que era portador de la letal enfermedad que acaba con la vida de animales domésticos y ganado en apenas unas horas o días a lo sumo.

Dulcinea, regente del refugio WildForest intentó por todos los medios evitar el sacrifico de Bartolo, subiendo fotos y vídeos del animal, pidiendo ayuda para evitar su sacrificio. Solicitó repeticiones en los análisis y entorpeció el proceso todo lo que pudo, alargando así la exposición  a la enfermedad que portaba Bartolo al resto de animales del refugio, que quizás el día de mañana sean puestos en libertad de nuevo pero como portadores de la enfermedad. Finalmente el animal fue sacrificado, pero ‘El Guarda Smith’ se pregunta algo lógico a lo que todavía no se le ha dado respuesta: ¿Qué pasó con los amigos de Bartolo que estaban separados por una simple valla y en contacto directo con el primero?. Pues parece ser que nada. ¿Es la misma actuación que se haría en una granja de cerdos si apareciese uno con esta enfermedad o se sacrificarían todos?”.

El ataque a los cazadores

Por el momento allí siguen el resto de jabalíes del refugio, que tras el contacto con Bartolo, podrían perfectamente ser portadores de la enfermedad también. Igual que ocurre con los cerdos vietnamitas que de la misma manera, estaban en contacto con el jabali infectado a diario y cuyas fotos, ha borrado de sus cuentas tras el escándalo. ¿Porqué después del caso Bartolo, Dulcinea borró todas las fotos de sus redes sociales donde aparecían las dos razas juntas? Esta chica es un peligro para la salud pública”, comenta ‘El Guarda Smith’ en su publicación.

Lo peor es que después de todo este episodio, la feroz animalista subió varios videos en los historias de Instagram, en los que “explicaba” que los cazadores son los culpables de la hibridación de jabalíes y cerdos: "Eeehhhh... Esto es super super básico del tema de la caza y los jabalíes han sido cruzados con cerdo para que críen mucho más. Y quien ha hecho esto? Los cazadores. Cuantas más crías más jabalíes para tener más caza. Buscar la solución en el causante del problema no es muy inteligente”.

Por si fuera poco, añade que “los jabalíes no atacan a las personas: es un mito que nos han hecho creer para poderlos aniquilar”. Pero ‘El Guarda Smith’ responde contundentemente y cargado de razón: “Los que realmente han creado varios problemas graves en la naturaleza, son mascotistas como tú. Desde George Clooney que puso de moda tener cerdos vitnamitas de mascota hasta ti, que tienes algunos y muy cerca de los jabalíes. Los cerdalíes, mezcla de las dos razas se han asilvestrado y esos sí que son un verdadero problema”.

La persona que castró un corzo y luego le operó

No hay que olvidar que Dulcinea, en el refugio WildForest, fue la encargada de castrar un corzo y, tras desarrollar una buena peluca, decidir que había que intervenirlo para extirpársela. ‘Bambi’, como apodaron al corzo, fue operado para castrarlo y como bien sabemos los cazadores y desconocen los animalistas, lo normal es que cuando los cérvidos pierden los genitales o sufren algún daño en ellos, desarrollan desajustes y malformaciones en las cuernas, como es el caso de la peluca en los corzos.

Como si fuera poco, meses después en el mismo refugio, encontraron un corcino andando por el monte y se lo llevaron apartándolo de su madre y sentenciándolo a muerte así. La propia Reserva Wild Forest lo hizo público en su perfil de Instagram, por supuesto, sin ser conscientes de la atrocidad que habían cometido. Al parecer, un par de colaboradoras del refugio se encontraron un corcino en el campo. Haciendo gala de la habitual ignorancia animalista, no tuvieron mejor idea que llevarse a la cría, apartándola de su madre y trasladarla hasta las instalaciones de la reserva animal donde falleció a los dos días.