Pasar al contenido principal
La protesta proviene de Equo Cantabria

Los ecologistas denuncian batidas clandestinas en Saja y los cazadores responden así…

Da igual que el control del lobo esté sujeto a rigurosos planes de gestión y conservación de la especie, pues en cuanto los animalistas dan con algo que pueda generar titulares y perjudicar a la caza, no lo dudan un instante a pesar de faltar a la verdad.

Para Equo Cantabria, que ha sido quien ha denunciado los hechos, la Reserva Regional de Caza del Saja, según informa eldiariocantabria.es, “acoge “todas las semanas” batidas clandestinas de lobo que son “organizadas por los TAMN (técnicos auxiliares del medio natural) jefes de comarca en estrecha colaboración con los cazadores locales” y ocultadas “premeditadamente” desde la Consejería de Medio Rural”.

El partido ecologistas Equo afirma también que existen “autorizaciones administrativas emitidas en secreto, sin publicidad, que incumplen el procedimiento administrativo común”, así como que en estas batidas se emplean “bocinas tipo claxon, silbatos, cohetes y otros explosivos expresamente prohibidos por la normativa de caza”, constituyendo “un auténtico escarnio en época de reproducción”.

El lobo ibérico es un permanente foco de conflicto entre ganaderos/cazadores y ecologistas/animalistas.

Pues bien, ante esto, el colectivo cazador cántabro, a través de la Federación autonómica que preside Nacho Valle, ha salido al paso en Facebook pidiendo a Equo “que deje de engañar a la gente con supuestas conspiraciones judeo masónicas, batidas clandestinas y demás tonterías y demagogias”.

Además de apoyar a los ganaderos de Cantabria y a la Dirección del Medio Natural en su política de control de las poblaciones de lobos, la Federación Cántabra de Caza asegura que la supervivencia del cánido pasa por su control, y éste “se hace cazando”. Termina la FCC apuntando que "es fácil ser ecologeta desde Santander pero todavía no hemos visto a ninguno ir al campo y vivir de la ganadería. Basta ya de demagogias. Las crecientes poblaciones de lobos exigen un control”.