Pasar al contenido principal
Las imágenes las protagonizan un arquero y un whitetail

Dormido, sordo… ¿Qué le pasa al ciervo de este vídeo?

Aunque últimamente se lleva bastante el tiro a larga distancia en la caza, son muchos los aficionados que prefieren acercarse lo máximo posible a la pieza, y no digamos los arqueros. Pero una cosa es aproximarse y otra distinta lo que veréis en este video.

Abatir un animal a varios centenares de metros tiene lo suyo, nadie lo puede negar. Porque aunque parezca lo contrario, dar por los suelos con piezas de caza mayor superando los 300, 400, 500 o más metros, es una empresa complicada.

Y si los tiros a larga distancia en la caza revisten su dificultad, qué decir de las aproximaciones hasta llegar a pocos metros de los animales, para lo que se requieren unas habilidades que no están al alcance de todos los cazadores.

El colmo del acercamiento a las especies cazables lo representan como nadie los arqueros, los cuales, condicionados por el alcance de sus flechas para que éstas sean eficaces, han de recortar mucho las distancias que les separan de las piezas incluso utilizando los modernos arcos de poleas.

Pero como decíamos más arriba, una cosa es aproximarse mucho y otra lo que nos muestra el vídeo bajo estas líneas, en el que un arquero, tras ver dónde se echa un ciervo cola blanca o whitetail y sin ánimo de darle caza, es capaz de meterse encima del mismo y hasta tocar su cuerna en varias ocasiones antes de que el animal se dé cuenta e inicie su huida. ¿Dormido profundamente, sordo como una tapia o simplemente una impecable entrada del cazador? Que cada cual dé la respuesta que mejor le parezca y, si le ha ocurrido algo parecido, que lo comparta.