Pasar al contenido principal
Fueron pillados con tres cabezas de gamo y una de ciervo

Detenidos dos furtivos tras varios meses poniendo en jaque a los cotos de Cuenca

Las investigaciones se iniciaron en junio. Después de varios meses, los furtivos han sido detenidos en Cañete (Cuenca) con tres cabezas de gamo y una de ciervo. Tenían en jaque a varios cotos de la provincia.
Furtivos Cuenca Imagen de las cabezas requisadas a los furtivos.

Después de varios meses siguiendo sus pasos, la Guardia Civil ha detenido en Cañete a dos furtivos que llevaban tiempo poniendo en jaque a diversos cotos de la provincia de Cuenca. Ambos individuos son vecinos de la localidad de Torre Pacheco (Murcia) y llevaban a cabo su acción delictiva con medios prohibidos y sin autorización de los titulares de los acotados.

La investigación arrancó el pasado mes de junio, cuando el Seprona recibió varios avisos de posibles acciones furtivas. De forma ilegal, los delincuentes se internaron en varios cotos en las localidades de Cañete, Salvacañete o Zafrilla, todas pertenecientes a Cuenca.

Furtivos Cañete

Desde el momento en que se tuvo conocimiento de los primeros delitos, los furtivos estaban causando mucha alarma social entre los titulares de las fincas. Según ha detallado la Guardia Civil, los cazadores de la zona se encontraban en estado de “desprotección, impotencia y desazón”, ya que no sabían qué hacer para frenar las acciones de los delincuentes. Afirma la Benemérita que los furtivos “daban muerte a todo animal que encontraban por su camino”, fuera la época que fuera y por cualquier área. Al parecer, actuaban con una frialdad y una libertad pasmosa.

Detenidos con las cabezas 

Los avances en las pesquisas, llevaron a la Guardia Civil a sospechar de dos personas que se desplazaban a los cotos conquenses desde la provincia de Murcia. Es entonces cuando los agentes centran su investigación en localizar personas y vehículos que no se movieran habitualmente por esta zona. Intensificaron la vigilancia y el control en varios puntos que podían ser previsibles, con el objetivo de sorprender a los individuos en plena acción furtiva.

La madrugada del 15 al 16 de octubre, en mitad de un operativo, los agentes del Seprona detectan por los acotados un todoterreno oscuro que podría pertenecer a los supuestos furtivos. La Guardia Civil detuvo el coche para identificar a sus ocupantes. En el interior había dos rifles y, además, el copiloto llevaba entre las piernas un visor térmico con acople para el arma y uno nocturno. Explica la Guardia Civil que los objetos estaban preparados para ser utilizados. Registraron el maletero y en él descubrieron las cuatro cabezas, tres de gamo y una de ciervo. La última aún sangraba, por lo que el abate se había producido recientemente.

Furtivos Cañete

Tras comprobar la documentación y la inexistencia de permisos para ejercer la actividad en dicha zona, los agentes detuvieron a los dos furtivos, que fueron confirmados como vecinos de Torre Pacheco, en Murcia.

Se les imputa un delito contra la Protección de la Flora y la Fauna, el cual se encuentra recogido en el Código Penal. Asimismo, también se enfrentan a varias sanciones administrativas incluidas en la Ley de Caza. 

En las fotos que acompañan a la información, se puede observar que los hombres disponían de un buen arsenal, siendo los objetos requisados por la Benemérita: rifles, munición, visores nocturnos, emisoras, cuchillos, prismáticos, linternas…  

Ambos detenidos, junto a las diligencias obtenidas, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Cuenca capital.