Pasar al contenido principal
En Nules, Rossell, Ludiente y Vall d’Uixó

Destrozan los bebederos y comederos de varios cotos de caza en Castellón

Los cazadores han denunciado estos actos vandálicos. Desde hace un tiempo, en los cotos de los municipios de Nules, Rossell, Ludiente y Vall d’Uixó han encontrado destrozados los beberos y comederos que habían instalado para la fauna.
Destrozan los bebederos y comederos de varios cotos de caza en Castellón Uno de los comederos destrozados en Nules.

El colectivo de cazadores emplea cada año miles de euros y muchas horas en mejorar el monte. Instalan bebederos y comederos para la fauna, hacen labores de desbroce, colaboran en la extinción de incendios… Pero por desgracia, tiene que lidiar con las actitudes de alguna desaprensivos que no entienden este esfuerzo altruista.

En la provincia de Castellón, varios cotos han sufrido actos vandálicos en los últimos tiempos. Desde el club de cazadores de Nules, han informado sobre desperfectos en algunas instalaciones de su acotado durante el mes de agosto. “Unos socios del club que estaban revisando los bebederos y comederos que hay en el coto, se encontraron un comedero totalmente destrozado a pedradas”, explica Vicente Cañada, presidente de la sociedad, quien interpuso una denuncia de lo sucedido en las dependencias de la Guardia Civil de Nules.

Otros cotos afectados

Pero el club de cazadores de Nules no ha sido el único afectado por este tipo de desperfectos en la provincia de Castellón.
 
Las sociedades de caza de Rossell y de Ludiente también han sufrido distintos actos vandálicos dentro de sus cotos, donde se han saboteado bebederos con piedras o roto comederos. Por otro lado, el club de cazadores de la Vall d’Uixó ha sufrido 19 robos de comederos y bebederos en lo que llevamos de año, reduciéndose la cantidad a 53 puntos de agua y de comida para los animales.

Condena del colectivo

Desde la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, el Delegado provincial de Castellón, Pablo Molina, ha lamentado estos actos y ha destacado que “queremos condenar y lanzar una reflexión de lo sucedido, de si realmente, la sociedad entiende la función del cuidado de los cotos”.

“La labor que realizan los cazadores de estos clubes, y del resto de acotados de nuestra comunidad en el monte, es un ejemplo de conservación y preservación del ecosistema, del que se benefician todas las especies, cinegéticas o no cinegéticas, y que debería ser mejor valorado”, sostienen la entidad valenciana.